Vibrante alocución de Trevijano en las “Charlas de El Mundo” puntumbrieñas, abierto alegato contra la política degenerada en partitocracia, desafío indisimulado al Sistema en su conjunto, del Rey abajo, todos. El mismo día, teofanía de Barrero para (no) explicar el superpelotazo de Punta Umbría y, de paso, fajarse contra el PP, IU y, faltaría más, contra el alcalde de la capital, principio y fin de todos los males que nos aquejan. Bien, se comprende, porque Barrero lo tiene más difícil todavía para explicar lo inexplicable, es decir, el mangoletazo perpetrado por el Ayuntamiento que él mismo teledirigía y del que formaba parte, a favor se sus amigos políticos. Lo pregunte el PP o su porquero, el tema es, sin embargo, inesquivable: ¿dónde están los 51 millones de euros de las parcelas, quién se los ha llevado y por qué no se restituyen al erario del pueblo? Y para eso nadie en el PSOE puede tener respuesta pública, y menos que nadie Barrero. Se esté o no de acuerdo con Trevijano, hay que reconocer que lleva razón: la política es ya una gran mentira, la democracia un juguete roto. Cuando Barrero se vaya lo reconocerán tal vez hasta quienes hoy se sientan a su mesa camilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.