Piden desde Interior que se modere el “buenismo” y deje de reclamar la apertura incondicional de las fronteras como lenitivo a la inmensa inmigración con que ha roto este milenio. Y no le falta razón, en la medida en que la supresión de controles fronterizos suele salir cara –miren lo que le ha costado a la señora Merkel— aparte de que no deja de ser temeraria. Ahora bien, ¿hasta cuándo se va mantener abierta la gran fosa que es hoy el Mediterráneo, ese gran crimen tolerado con indiferencia por nuestras civilizadas democracias? Que antier aumentara esa lista macabra con cinco desaparecidos más, apenas si es ya noticia, como no lo fueron los miles de ahogados anteriores. Miramos impasibles ese mar tenebroso en el que las mafias trafican impunemente con desdichados, Interior sabe de sobra por culpa de quién.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.