Ciutadans per Catalunya ha anunciado su propósito de recurrir ante el Tribunal Constitucional nuestro Estatuto de Autonomía alegando que 39 artículos del texto andaluz están ‘calcados’ del catalán y otros 19 lo estarían ‘casi’. La formación independiente catalana dice que lo hace porque no quiere para Andalucía lo que tampoco quiso para Cataluña, pero la verdad es que lo que rechina en esta absurda historia, llevada a trancas y arrancas por los políticos en solitario, según el propio Guerra, es el hecho mismo de la copia, esa clamorosa falta de originalidad que está pregonando de modo incontestable la absoluta gratuidad del proyecto de reforma ideado por la Junta para cubrir la maniobra de sus “amigos políticos” en Cataluña. La verdad es que la iniciativa surgida en Cataluña supone un segundo revés para esta autonomía sin pulso ni la mínima capacidad crítica, en cuyo seno no se ha oído una sola voz quejándose siquiera de que nos impongan un estatuto ajeno y copiado. Se explica la elocuente abstención del referéndum que, bien miradas las cosas, lo lógico es que hubiera sido mayor. 

1 Comentario

  1. No tiene desperdicio hoy el «tercio». Ni deberíamos echar en saco roto el argimento de Ciutadans.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.