Mucho hablar de la tragedia ocasionada por la insuficiencia de la Justicia, poco de la responsabilidad de la Junta al regatear durante años y años a las Audiencias y Juzgados los medios informáticos imprescindibles hoy día para que no ocurran caso como el de Mari Luz. Dice la Fiscalía del TSJA, en efecto, que en la Memoria de esta ñoa no aparecen datos fiables de nuestra provincia porque la Fiscalía de la Audiencia carece de una instalación informática mínimamente fiable, y esto es un escándalo después de tantas reclamaciones. La crisis de la Justicia no se debe a jueces y fiscales, sino al abandono cicatero en que la Junta mantiene sumida a esa Administración trascendental. No es que desde Sevilla se le niegue a Huelva una Ciudad de la Justicia, sino que se le regatean hasta los ordenadores. Cuando ocurra lo que nadie desea, debemos recordar esta realidad antes de cargar contra los juzgadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.