La Feria de Sevilla es ya un marchamo andaluz y universal, la auténtica marca de “lo nuestro”, generosamente subvencionada por la Junta para que se reproduzca en tierras lejanas la nostalgia del la ‘caseta’ y del ‘rebujito’, del ‘enganche’ y de los ‘faralaes (como dicen por ahí), la imagen tópica de la Andalucía de “arsa y olé” que financia un régimen autonómico en quiebra profunda que poco puede hacer, como estña visto y comprobaod, para recolocar decorosamente en lo que interesa a una comunidad que sigue a la cola de España y Europa tras un cuarto de siglo de existencia. Hoy se celebra la “Feria de Sevilla” –la impropiedad no es nuestra—en Barcelona, la decana, en Zaragoza, en Palma de Mallorca, en Valencia, en Madrid, en Vitoria y hasta en la californiana San Diego o en Bruselas. Iremos en el furgón de cola del tren del progreso, últimos o penúltimos por sistema en todos y cada uno de los indicadores sociales y económicos, pero somos mundiales como exportadores de ferias y fiestas. Lo tiene más claro que nadie el PSOE de Almonte cuando exhibe como prueba de normalidad, con la que está cayendo en ese enclave huelvano, la “pax rociera” que ya se vive el pueblo. Aquí no pasa nada. ¿No ven, acaso, que no paramos el baile ni para comer?

6 Comentarios

  1. ¿Pax rociera, dice, Jefe? ¿Qué pasa con la casa en llamas del político no afecto al régimen? ¿Qué pasa con los documentos de trabajo, recuperación de la memoria histórica con fuentes ultradudosas, que manejan los jayanes que ya mismo se están poniendo la camisa parda -huy lo que sem’hascapao- para saltar la reja?

    Hubo una época en que servidora iba a Matalascañas con alguna frecuencia. Desde mi origen, en algún lugar andaluz, llegaba hasta Huelva, cruzaba la ría y por Mazagón entraba en La Higuerita. Almonte, muchos de sus almonteños, me daban yuyu. Hasta que dejé de ir.

    La barbaridad la escuché de boca de un almonteño, rociero y devoto, un día que algo le salió mal: Me cago en el c… de la Vigen que es de palo”.

  2. Querida doña Epi, paisana sin duda. Cuando el patrón empezó a escribir columnas en periódicos ya por siustema, se metió con los almonteños de los que dijo que, según un amigo suyo, “eran vascos”. No cabe imaginar mayor guasa onubense. Pero lo de la proliferación de Ferias de Sevilla remite a otros aspectos: a la propaganda de la Junta con dinero de todos, por ejemplo, a la campaña electoral de Chaves a base de manzanilla y fino La Ina, rebujitos y pescaito. Lo de “pax rociera” tiene su gracia. No olvide que su Santidad Wojtila quedó deslumbrado: “N’pena nel’alma/ cuando amigo se va”, cantaba el pobre. Deo gratia.

  3. Todo el año es Feria para la Junta. Si no lo fuera otro gallo cantaba en las elecciones. Hay mucho andaluz que pide un crédito para ir al Rocío o pagar la caseta de Feria, y lo paga durante el año. El nuevo socialismo es eso: feria, diversión, rebujito, palmas y palabras, palabras, palabras…

  4. Me gusta esta síntesis diaria. ¿Cómo lo logra? Lo de hoy es divertidísimo, pero triste al mismo tiempo. Han hecho una pandereta como una plaza de toros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.