Es una vergüenza que se siga insistiendo por parte del partido en el poder en que en la cuenca minera –una de cada dos personas en edad de trabajar, paradas—hay un problema en vías de solución. Eso es, sencillamente, mentira, y el PSOE lo sabe mejor que nadie porque tiene más información que ninguno, pero no tanta como para disimular el hecho de que esa cuenca está abandonada a la buena de Dios desde hace años sin que ni el Gobierno ni la Junta hayan tenido una sola idea práctica para mejorar su tragedia laboral. A la cuenca minera la ha explotado electoralmente el PSOE a cambio de nada. Que se haya echado ahora a la calle no tiene nada de sorprendente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.