Andamos metidos en raras operaciones de valoración de la Historia que están dejando en evidencia la arbitrariedad de la estimativa pública. Por duplicado, además, pues TVE competirá con A3 en su aventura de confeccionar un ránking de españoles ilustres, influyentes o simplemente famosos elegidos en directo por los ciudadanos de a pie. Son empeños paralelos al desencadenado por Mayor Zaragoza –y, ciertamente, por lo que ya sabemos, no menos peregrinos y absurdos– de elegir las siete maravillas del mundo de acuerdo con un criterio hodierno, cuyo resultado está siendo, como era de esperar, de lo más pintoresco, pues ahí van ya emparejadas el portento troglodita de Petra con la metáfora industrialista de la Torre Eiffel o el Partenón con la Estatua de la Libertad. El único que ha estado puesto en razón ha sido mi amigo Juan Antonio Cebrián, ese noctílope inspirado, que ha propuesto a propios y extraños elegir de madrugada entre los tesoros españoles que duermen el sueño de los justos en el limbo de nuestra grave ignorancia de la maravilla española. Pero por lo que sabemos ya a través de la encuesta de Antena 3,  es de justicia decir que, probablemente, estas pruebas no sean hacederas, no sé bien si porque la memoria es inevitablemente presentista o porque nuestra noticia del pasado, mitos aparte, es sencillamente grotesca. Ver a Picasso por delante de la doctora Teresa o a González –el del “GAL y el gol”: la fórmula es suya– anteceder a la reina Isabel, desde luego, da la medida de un resultado boecio que tal vez no pueda ser otro, como ver a ZP antepuesto a don Alonso el Sabio resulta igual de chirriante que toparse a Fernando Alonso entre Goya y Machado y cuatro puestos por delante de Franco, al Emperador Carlos tras Lola Flores e Indurain, a Felipe II precedido por Rocío Jurado o a don José Ortega pisándole la bata de cola a la Pantoja. No cuestiono, por supuesto, la virtualidad de la encuesta; únicamente digo que cuando un paisanaje  sitúa a Dani Pedrosa y a Pau Gasol por delante de Carrillo y don Pelayo, es que en la duramadre colectiva se han hecho trizas las claves de la estima. Es evidente que con esta idea de dónde venimos no vamos a ninguna parte.
                                                                xxxxx
Alguna vez se ha sostenido que la dificultad de toda historia reside en que si se trata de hechos antiguos carecemos de auténticas certezas mientras que si nos aplicamos a hechos próximos tenemos demasiadas. Y puede que algo de eso suceda en realidad, pero lo que esta irresponsable memoria me sugiere es que el recuerdo, la conciencia compartida, socializada, del pasado que se fue para no volver, no puede sujetarse a ningún criterio mayoritario por su propia índole subjetiva. Es imposible pedirle objetividad a un encuestado que ignora casi todo sobre Quevedo pero es bombardeado sin tregua con noticias sobre Leticia Rocasolano, ni extrañarnos porque en una encuesta sobre españoles ilustres el tercer puesto lo ocupe un corsario genovés. La memoria no es demasiado justa pero, desde luego, no es democrática, es decir, no es susceptible de ser medida verosímilmente con arreglo al criterio de las mayorías que han de atenerse a su
limitada información y a sus caprichosas preferencias. De otro modo habríamos de concluir que una memoria como la publicada por Antena 3 viene a darle la razón a esos pesimistas que, como el Chateaubriand de las “Memorias de Ultratumba”, asocian a la estupidez esa apreciable facultad de las personas. Es más, no faltará quien saque la cuenta por el revés y acabe extrapolando a la democracia esta insuficiencia clamorosa que revela tan lamentable incapacidad de los pueblos para jerarquizar sus valores y, en consecuencia, para valorar a sus hijos. Y la  verdad es que, a la vista de un recuento en el que sale Bisbal y se olvidan de Valle, tentado está uno ponerle collares aristocráticos a los perros que guardan la viña.

19 Comentarios

  1. El día de “Acción de gracias” relatado por un nativo:
    La celebración de “El día del pavo”
    Hoy se celebra lo que los estadounidenses llaman el “Día de Acción de Gracias” y lo que los latinos irónicamente han llegado a conocer como “El día del pavo”. Es una fiesta comercial en la que los vendedores de comida se enriquecen y en la que los gringos engordan aún más por toda la comida que engullen.

    Según la mitología popular, lo que se celebra es una tradición supuestamente iniciada por los colonos de Plymouth en 1621, ordenada por el gobernador William Bradford a raíz de una cena en la que colonos e indígenas compartieron sus alimentos para dar gracias por la primera cosecha exitosa de los inmigrantes en América. Con esta cena, los colonos se suponía que además les estaban agradeciendo a los nativos de la zona, los wampanoags, por haberles enseñado lo que se necesitaba para sobrevivir en aquel Nuevo Mundo.

    Para un escritor nativo americano, Russel Means, la historia es bien diferente. Según los descendientes de los wampanoag, investigando las historia del “Día de Acción de Gracias”, ellos confirmaron una tradición oral que había pasado de generación en generación. Lo que la mayoría de los estadounidenses conoce, según lo que se enseña en las escuelas, es que Massasoit, el jefe de los wampanoags, había dado la bienvenida a los peregrinos a sus tierras, las cuales llevaban ocupando por milenios. Los wampanoag les enseñaron a los colonos europeos cómo vivir en este hemisferio, mostrándoles qué alimentos silvestres podían recolectar, y además cómo y dónde hacerlo y qué cosechas plantar y cómo recogerlas, secarlas y conservarlas.

    Sin embargo, continúa Russel Means, los wampanoag quieren ahora recordarles a los estadounidenses lo que en verdad sucedió después de la muerte de Massasoit. Su hijo, Metacomet, fue su sucesor y los peregrinos, en 1675, para “mostrar su gratitud” por lo que los wampanoag habían hecho por sus padres y abuelos, se inventaron un incidente como pretexto para justificar el desarme de los wampanoags, quienes atribulados por el robo de sus tierras ya no aguantaban más y habían empezado a resistir a los invasores. Los blancos los atacaron con armas de fuego, espadas, cañones y antorchas. La mayoría, incluido Metacomet, fueron masacrados. Su esposa e hijo fueron vendidos como esclavos. Su cuerpo fue desmembrado de una manera horrible. Por 25 años, su calavera fue puesta en exhibición en la punta de un palo en el pueblo de los colonos.

    En1970, los wampanoag encontraron una copia de la proclamación del “Día de Acción de Gracias” escrita por el gobernador de la colonia. El texto revelaba la horrible verdad: Después de que la milicia colonial había regresado de masacrar a hombres, mujeres y niños en el poblado indígena, el gobernador proclamó la celebración de un día de fiesta para dar gracias por la masacre. Además impulsó que se hiciera lo mismo en otras colonias, o sea que, en cada otoño, después de la recolección de las cosechas, fueran a asesinar indígenas y a celebrar la matanza con un día de fiesta.

    En noviembre de 1970, los descendientes de los wampanoag regresaron a Plymouth para dar a conocer la verdadera historia del “Día de Acción de Gracias”, junto con unos 200 indígenas de otras partes del país, con la idea de observar un día de duelo, no de celebración.

    Los peregrinos originales, de perseguidos pasaron a ser perseguidores, ya que eran fundamentalistas religiosos, quienes se creían el pueblo escogido por Dios, mencionado en el Libro de las Revelaciones, y usaron todos los medios posibles, incluidos engaños, traiciones y masacres, para destruir a quienes no estuvieran de acuerdo con sus creencias religiosas. En 1623, en uno de los sermones “religiosos” de uno de sus líderes, el cual fue preservado para la historia, se daba gracias Dios por la plaga devastadora de viruela que había acabado con la mayoría de los wampanoags, quienes habían sido sus benefactores. Dicho sermón agradecía a Dios por haber destruido “principalmente a los jóvenes y a los niños (indígenas) la verdadera semilla de su reproducción, despejando así la tierra para que crezcan cosas mejores”.

    Hoy, después de más de 500 años de masacres, los estadounidenses se sentarán a darse un festín que no tiene nada que ver con las cosechas y mucho menos se estará dando gracias al recuerdo de los nativos que una vez ayudaron a unos peregrinos venidos de lejanas tierras a sobrevivir en un mundo extraño. Millones de pavos serán masacrados para celebrar un mito que se repite año tras año y en la Casa Blanca, un pavo blanco, grande y gordo será perdonado y enviado a vivir a Disneylandia, curiosamente por un presidente que jamás le perdonó la vida a ningún ser humano condenado a muerte cuando era gobernador de Texas y a quien no le tiembla el pulso a la hora de mandar a invadir a un país y de masacrar a cientos de miles de civiles inocentes. Parece que en verdad se estuviera llevando a cabo una masacre perpetua para después dar gracias por ella.
    ________________________________________

  2. Hoy rememoro uno de los grandes días de mi niñez. Se celebra la festividad de la virgen María Auxiliadora.

    Hace 55 años era la mayor fiesta del colegio de los salesianos allá por la sierra sur sevillana.

    Fiesta con un gran repertorio de juegos, teatro, música y fraternidad con los hermanos salesianos.

    Nunca agradeceré lo suficiente las enseñanzas recibidas, sobre todo en lo moral, e incluso para sobrevivir en ésta jungla de calles y aceras.

    Desde joven tengo un gran respeto por la orden de los salesianos y la figura de D. Bosco, y con la Iglesia Católica una relación de amor-odio que me acompañará toda la vida.

    Me dejaron marcado a fuego para siempre el mesianismo cristiano.

    A ellos les debo también mis mismas relaciones sentimentales hacia el concepto ESPAÑA.

  3. Ay, mi don Anfi, le van a condenar los monárquicos puristas: no es Leticia, es S.A.R. Doña Letizia, con Z, igual que la cuitadiña fallecida era Érika, esdrújula, no fueran a confundirla con una vulgar Erica. Y no es Leticia Rocasolano. Bueno se va a poner el insigne suegro, Ortiz father. La Rocasolano es la ilustrísima -¿o es excelentísima?- doña Paloma, incansable luchadora sindical y nada propensa a protagonismos como tenemos más que visto.

    Lo de las encuestas es un espejo del callejón de Gato donde el pueblo expañol se refleja. De treintañeros para abajo pregunte, pregunte, quién fue Viriato, dónde desemboca el Sil, cual es la fórmula de la sal común y cosas así. Luego pregunte por los personajes de las Stars War, con las que Unedisa piensa forrarse cual buhonera despendolada y se los recitarán al dedillo.

    Una servidora las pocas veces que fue enseñante de mayorcitos y mayorcitas se esforzaba en hacerles compredner que por mucha democracia que disfrutáramos, había cosas que jamás podrían votarse, ni mucho menos en referendum, al sí o al no: la ley de la gravedad, los huesos del carpo, los movimientos de los planetas y esas cositas. Luego me maravillaba del grado de ceporrez que se estaba instalando en la enseñanza. Cuánto más consolador y gratificante era enseñar las primerísimas letras y conseguir una mediana lectura comprensiva en un par de cursos.

    Si para subir al podio las maravillas universales o personajes punteros recurrimos a la votación o a las encuestas (lagarto, lagarto), me veo a Coto Matamoros por encima de Demóstenes y al guionista(s) de Arrayán haciéndole una higa a don Pedro Calderón de la Barca. Nos ha merengao.

    [A mi don Abate (JMoreno) Marchena: He leído despaciosa, cautelosa y discerniente sus aportaciones de esta mañana y las que me preceden ahí arriba. Hay un gran autofraude mental -seguro que involuntario- de casi todo el que se acerca a la historia, que es pensar en nuestro siglo e intentar ‘traducir’ a nuestro pensamiento y a nuestro lenguaje el pensamiento -que la jerga es más fácil- de épocas remotas.

    Los europeos no somos culpables de haber mantenido la llama que nos legaron desde hace 30 siglos Egipto, Grecia, Cartago, Roma, Al-Andalus y Bizancio, las dos orillas del Mare Nostrum, como un cante de ida y vuelta, para luego llegar a Newton, a Descartes, a Locke, a Adam Smith y a los tan venerados mi don Hegel y mi don Karl, aunque una siga prefiriendo a mi don Groucho.

    En el s. XV, para no remontarme más que hasta el listón que Vd. pone, los exploradores, los viajeros, los aventureros iban primero a llenar la bolsa, a obtener el máximo de riqueza y nada de zarandajas de glorificar a su rey o a su imperio, ni a llevar la palabra de Dios para que se salvara aquella parte de la humanidad que no tenía noticias de esa deidad. Si para ello tenían que esclavizar, matar, violar para satisfacer sus instintos, pues qué quiere que le diga. La moral era algo para ricos, no para porqueros ignorantes y hambrientos de todo. Lo hicieron los presidiarios ingleses de los que procedían Jefferson, Madison, Franklin o Abraham Lincoln, como antes lo habían hecho Cortés, Cabeza de Vaca o Pizarro.

    Pero me debe la explicación, mejor la rectificación, del adjetivo que le aplicó a Fernando Savater. Este hombre no será ningún santo pero sí un héroe. No merece su desprecio. Espero me responda).

  4. Toda una lección para ilustrar la incuria que nos invade, don ja, qué se le va a hacer. Y tristemente divertida, para qué negarlo, porque esa clasificación de la tele es verdaderamente surrealista.
    Al señor Abate, la simpatía compartida por esas devociones. No me sea tragacuras, buen hombre, que eso no le pega a quien aprecia lo que vale la cultura y procura elevarse en ella. Auxilium christianorum, ora pro nobis.

  5. Ese abate falso va de culto, debe de habérsele pegado del señor de los anillos que manda en la página y sobre su tropilla.

  6. Sociata, hijo, eres incapaz de sacramento, gilipuertas. No te lo montes antes de tiempo porque pasado mañana te pueden dar un susto que te deje sin trabajo.

  7. Me ha divertido extraordinariamente el caso, que paso a mis colegas. No sé a dónde nos lleva esta educación precaria, pero cada día me convenzo más de que los intereses que concurren en su demérito son muchos y variados.

  8. Ya me dirás cómo escuchar esa radio de que hablas, querido, porque verdaderamente es notable la idea de elegir las maravillas propias y dejarse de cuentos. Mayor Zaragoza nunca fue un portento pero la edad lo ha desmejorado tanto que ha dado en estas tonterías. Y lo más gracioso es que, al parecer, de lo que se trata es de conseguir que la Alhambra entre en el cuento, como si esa maravilla necesitara cuentos añadidos…

  9. Jobar, Abate´, qué pedazo de lección magistral, ¿ha saqueado usted Google o se lo sabía ya? En cualquier caso, sólo decirle que los mitos –¡¡piedad, jefe, séame benigno en su juicio!!– con frecuencia cambian de destino y olvidan su origen. Ése no era tampoco el tema, pero bien está la escapada por libre se acaban en historietas como la que nos relata usted.

  10. Se le ha olvidado lo del pavo de plástico que Bush utilizó en su visita a las tropas de Irak y fue descubierto por la prensa gráfica.

  11. Esta es la España mental que tenemos. No hay otra. A la medida de quienes mandan. ¿O es que podría alguien imaginar un país culto en el que Pepiño ganara un millón al mes?

  12. Ví en directo el programa en cuestión con otros profes amiguetes y terminamos con el alma en los pies. ¿Qué se puede hacer en este plan? En educación tendría que irse pensando como en política: en buscar una via distinta a la doble que no conduce a ninuga parte.

  13. A mí no me ha extrañado, como no le ha extrañado a gm. Tiodos sabemos lo que hay y con quien nos la jugamos. Y en efecto, lleva razón Miller cuando sugiere que los intereses del Sistema son “muchos y variados”.

  14. Esta encuesta no pueden hacerla mezclando –creo yo- unos personajes de fútbol, de automovilismo o como se llame, no sé los nombres, del “corazón”, con personajes que hacen historia o que ya la han hecho, puesto que el nivel en que deben estar “UNOS” y “OTROS” es diferente. Creo que el desastre de esta encuesta es precisamente el que acabo de apuntar.

    Metiéndolos en un solo saco –a no ser que lo hagan queriendo- no puede ser “OBJETIVAMENTE EQUILIBRADO”

    Bienvenida mi querida Marta.

  15. Mi querida hemana: Los adjetivos que le he endosado al Sr. Savater son:

    Indeseable: Dicho de una persona cuyo trato no es recomendable.

    Indigno: Que no tiene mérito ni disposición para algo.

    Como son adjetivos salido de los sentimentos que me inspiran desde hace años el Sr. Savater, creo que es imposible el que los retire.
    Han sido elaborados por el seguimiento que hago de toda persona pública con la cual ha habido empatía por mi parte, ideológica ó cultural.

    Y son más benévolos que los que padezco en momentos de pasión.

    Siento no poder complacerle.

  16. Mire querida hermana lo que escribe sobre Savater en LD el columnista García Domínguez. Un tipo que sigo por su sagacidad y que milita en el más anticatalanismo posible, -como comprenderá algo alejado de mis preferencias-, pero digno de ser leído por su sinceridad.
    Todas las vivencias que cuenta éste sujeto, antigüo militante izquierdista, son recuerdos que mi memoria confirma.
    Él está en la otra orilla, pero lo sigo con admiración hasta que se lo trague el mar:

    José García Domínguez

    El rebelde, iconoclasta, libertario incorruptible Fernando Savater, que entonces consideró urgente allegarse a Barcelona con tal de dar el tiro de gracia retórico a los apestados que militaban en la minúscula disidencia a la nueva religión obligatoria. Josep Bargalló, el mejor prosista en lengua no inglesa del término municipal de Torredembarra y comisario literario de Pepe Montilla en la Feria de Frankfurt, quería poner las cosas claras. Los escritores catalanes que escriben en castellano son escritores y catalanes, pero no escritores catalanes, aclaró el Víctor Hugo de la comarca del Tarragonés. En hastiada réplica, el novelista González Ledesma ha preferido ponerlas –las cosas– en su sitio. “Que Bargalló se meta la lengua donde le quepa”, aconsejó ayer al prócer. Por lo demás, sépase que este Bargalló viene de borrar pizarras en la escuela de su pueblo. Pero que lo otro, lo de exigir certificados de pureza de sangre gramática para poder decirse escritor catalán, procede de más arriba. Y de más lejos.

    De tan lejos como 1977. Y de tan arriba como el consejo de administración de La Identidad Nacional Catalana S.L., sociedad con ánimo de lucro participada en un cincuenta por ciento por Jordi Pujol & asociados, y en la otra mitad de su capital por el PSUC (en aquel entonces, el bisoño catalanista avant la lettre Montilla sólo fantaseaba con poner multas por rotular en español a los economatos de Iznájar). Así, de una de las innumerables filiales de la Sociedad, la revista Taula de Canvi, surgiría la famosa encuesta con la famosa pregunta: “¿A los catalanes (de origen o radicación) que se expresen literariamente en lengua castellana hay que considerarlos como un fenómeno de conjunto que hay que liquidar a medida que Cataluña asuma sus propios órganos de gestión política y cultural?”

    El resto de nuestra particular adaptación de La Historia universal de la infamia es de sobras conocida. La respuesta más que unánime de la crema de intelectualidad abajofirmante fue: “Sí, wuana, liquídalos”. Y escribo “más que unánime” porque, como éramos pocos, parió la abuela. O sea, la Reina Madre, la muy venerable matriarca del clan de El País que ya respondía en el siglo por Fernando Savater. El rebelde, iconoclasta, libertario incorruptible Fernando Savater, que entonces consideró urgente allegarse a Barcelona con tal de dar el tiro de gracia retórico a los apestados que militaban en la minúscula disidencia a la nueva religión obligatoria. “Son iguales que los que defienden a Tejero en El Alcázar”, sentenció, sólo bajar del avión, el gran heterodoxo. Se refería, por supuesto, a los firmantes del Manifiesto de los 2.300 en defensa del bilingüismo, no a los padres putativos de Bargalló.

    En fin, que se vaya preparando González Ledesma. Recuérdese para el caso la famosa respuesta de Manuel de Pedrolo a la famosa pregunta de los liquidadores: “En la película de Costa Gavras Section spéciale, alguien, miembro de un grupo dispuesto a atentar contra los soldados alemanes, plantea la siguiente cuestión: ‘¿Y si la víctima es un antifascista?’ El capitoste le contesta: ‘Lo será en su casa; aquí es un soldado del ejército de ocupación’. Y añade: ‘Pueden ser antifascistas, pero cuando forman parte de un piquete de ejecución disparan’.”

    Verde y con asas, que dicen al otro lado del Ebro.

  17. Amigos todos, gracias por vuestros saludos.
    Hoy esta esto por momentos muy aburrido y un tanto plasta – ¿se dice? – .
    El tema es gracioso y nada de extrañar; comparto la opinión de Clara. En la culta France , a la misma pregunta, tuvimos exactamente los mismos disparates en guisa de respuestas. Pero es natural: la gente se acuerda de lo que le dicen, de quien le hablan, y si le hablan 10 000 veces de Mme Pantoja y una de Isabel la Católica, a ver ¿a quién va a nombrar?
    Mis más atentos saludos nocturnos a toda la peña

  18. Pingback: xxx directory

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.