Lo que ha ocurrido en Marbella fue un invento de Gil aunque, evidentemente, por lo que hemos sabido luego, no fue sólo obra suya. Pero a los mangazos milmillonarios, a los saqueos (que ya hasta se numeran), a los chalaneos urbanísticos e incluso a algún escandaloso cohecho a la Junta/PSOE demostrado al juez por el propio Gil, tenemos que añadir ahora, cuando se va devanando la madeja del revés, hechos tan extravagantes como el de que el Ayuntamiento tenga embargado hasta lo inembargable, o que haya en la actualidad 80 edificios municipales no catalogados siquiera. ¿De verdad pueden decir la Junta o los sucesivos Gobiernos que no sabían lo que estaba ocurriendo en Marbella, en serio pueden seguir manteniendo que la responsabilidad es exclusiva del alcalde “ostentóreo” y sus mariachis? Hay que llegar hasta el fondo en Marbella y luego mirar hacia fuera. Nadie puede perpetrar un caos tan enorme sin la connivencia, activa o pasiva, de los poderes superiores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.