Ahora resulta que el Gobierno sabía desde hace mediados del 2005 algo de lo que se cocía en las empresas presuntamente responsables de la colosal estafa filatélica. Filtraciones del propio Gobierno apuntaban hace días al anterior de conocer y desoir esos avisos, pero en lo que estamos es en un pimpampún en el que Rato acusa a Solbes y éste a aquel de haber dejado hacer, es decir, de haber permitido, en evitación de molestas complicaciones, que la estafa continuara, de manera que hasta 40.000 nuevos inversores habrían mordido el anzuelo a pesar después. ¿Avisó el ministerio de Sanidad y Consumo a la Junta de lo que estaba pasando o hemos de creer que el Gobierno trampea incluso a “sus” gobiernos autónomos”? Eso es algo sobre lo que convendría despejar dudas cuanto antes mejor, y si resulta que la Junta conocía, siquiera indiciariamente, el problema, exigir que se depuren responsabilidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.