Al margen de las consideraciones que pueda sugerir el nuevo Gobiernillo, llama la atención un hecho: que el Senado se ha convertido en el refugio más seguro para los políticos amenazados por la instrucción de los ERE y las prejubilaciones falsas. El propio Griñán, su mano derecha Carmen Aguayo y hasta su heraldo Mario Jiménez, en la Cámara Baja se refugian, en efecto, buscando el amparo de un fuero al que sería mucho más democrático renunciar. ¿Se acuerdan de aquello de “no hay caso”? Pues lo había hasta el punto de que la sombra de esa juez imperturbable ha forzado un “tiempo nuevo” en la autonomía: la era de los ERE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.