Parece ser que la Junta no se pliega a lo que la Justicia dispone, o por lo menos, da la impresión de que intenta no darse por enterada y concernida por la sentencia reciente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía que consagra el derecho de los padres a elegir tipo de educación de sus hijos y, en consecuencia, su derecho a disponer de una plaza en un colegio concertado dentro de su barrio. Y eso no se arregla ampliando la cabida de los colegios públicos, que legítima (y ahora también legalmente) pueden ser desestimados por las familias. La delegación de Huleva, vicaria de las órdenes de Sevilla, claro está, no tiene en su mano la solución, pero s´ñio que va a tener el problema de un ruidoso jaleo cívico si no se adapta razonablemente a lo que la Justicia ha dictaminado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.