Cada día hay más mujeres maltratadas. También, por lo visto, desciende de continuo la edad de las maltratadas y, en consecuencia, la de los maltratadores. Desde el feminismo oficial se insiste en que no se trata de endurecer las sanciones sino de evitar los ataques, cosa indiscutible si se demuestra hacedera. Pero si no se demuestra sino todo lo contrario hay que recordar el papel disuasor que las sanciones tienen y quizá el hecho de que tantísimas jornadas, simposios y festolines, la verdad es que han dado poco de sí en estos años. Ese debate social que reclama la Junta ha de incluir, por lo demás, la espinosa cuestión de la actitud de las víctimas, desgraciadamente tan confusa. Demasiado trabajo, probablemente, para tanto aficionado/a.

1 Comentario

  1. No se podrá saber el número de maltratadas mientras las falsas denuncias, muchas veces recomendadas por los abogados, allanen las reclamaciones de las denunciantes y además les salgan gratis.

    La ley que actualmente ampara las denuncias falsas como si fueran buenas es a la vez inconstitucional y esperpéntica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.