Ha dicho la vicepresidenta del Gobierno de la nación que entre andaluces y catalanes hay que descartar cualquier problema y que, aunque se empeñen quienes ustedes saben, en España no existen problemas entre las diferentes comunidades. Pues puede, porque más bien lo que hay son problemas entre las diferentes comunidades y el Gobierno de la nación que, por ejemplo mayúsculo, acaba de tragar con un aumento de un 25 por ciento en la previsión de inversiones para el próximo Presupuesto mientras Extremadura le exige que semejante regalo no se produzca a su costa y, por supuesto, mientras Andalucía no dice nada. Está claro que si uno no quiere, dos no riñen, y el refrán vale aquí tanto para el Gobierno que compra su estabilidad repartiendo desigualmente, como para la Junta que se achanta por razones de disciplina partidista, que antepone a los intereses de los ciudadanos.

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.