La última ocurrencia de la Junta respecto a la liquidación por el Estado de la llamada “deuda histórica” consiste en proponer que su redención vaya haciéndose con cargo a la cuenta particular entre la Junta y el Estado, de manera que éste vaya anotando en su ‘debe’ las devoluciones que, a cargo de los adelantos recibidos, Andalucía tendrá que hacer como consecuencia de la contracción fiscal. Todo menos soltar la “tela”, que ésa (pronunciada “pela”) es sólo y antes que nadie para los catalanes, que son quienes tienen en su mano el mantenimiento de ZP en su cargo. Bueno, Andalucía lo tiene aún en mayor medida, pero no ejerce, como es sabido. Aquí vamos de sucursal partidaria del Estado por la vía de la autonomía “de segunda”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.