Canal Sur, la radiotelevisión pública más adicta al “régimen” de la España plural, anda en huelgas. Los mismos que, a pesar de tantos pesares, no habían tenido en varios decenios motivo alguno para plantarse ante el Poder político, no parecen dispuestos a pasarle ni una al “Gobierno del cambio”. ¿“La nuestra”? ¡Qué va: “La de Ellos”! Las innúmeras críticas al ruinoso colosalismo de esa empresa pública, el descarado despilfarro de los “pata negra”, la programación chabacana más que populista, por no hablar de una información al servicio permanente del comisariado político, no merecieron nunca ni un reproche sindical. Y ahora, de pronto, ¡el apagón! y la amenaza de una “tebetrés” catalana. El “medio” público debe dejar de ser, de una vez, un altavoz de partido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.