Lo que está ocurriendo en Andalucía tiene que ver menos con eso que Solbes llama “turbulencias” que con la crisis entera y plena e incluso con la recesión. Caso eminente es el desplome del sector de la construcción en el que ya empiezan a conocerse frenazos indisimulables o el auténtico desplome de la red de agencias inmobiliarias, de cuyas 120.000 empresas han desaparecido el año pasado casi un 35 por ciento, esto es unas 4.000, lo que equivale aproximadamente a 12.000 parados más sólo en ese ámbito. Podemos seguir con el ojo tapado, como caballo de picador, pero eso no garantiza otra cosa más que un probable descalabro, nunca la salvación. Y ni una palabra del Gobierno sobre la “Andalucía imparable” de Chaves. Se trata de salvar los muebles en las elecciones y al resto, que le vayan dando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.