Nunca sabe uno en estos terrenos dónde está la verdad, pero cuentan y repiten que la actitud de Dominique Strauss-Khan –el sucesor de Rato en la presidencia del Fondo Monetario Internacional– está siendo más bien dura a la hora de condicionar las medidas que se están adoptando en defensa del monstruo herido y, muy en especial, en las que se refieren al control de la colosal fortuna que se ha logrado movilizar para salvarlo. Ahora bien no deja de resultar sospechoso que, en esta crítica situación, a ese superman financiero no le hayan criticado sus posturas y decisiones sino que lo han envuelto en una dudosa nube de escandalosa sospecha basada en el supuesto de que el tío se habría marcado una aventura con una subordinada durante una noche de amor. Está aún caliente la historieta que relacionaba a Aznar con la ministra Dati, incluso atribuyéndole la paternidad desconocida del hijo que ella espera, pero la verdad es que no da la sensación de que estas bombas rosas exploten al azar sino dispuestas con todo cuidado por los artificieros de la política. Hasta la esposa de DSK ha hecho causa común con él declarando intacto su amor a pesar del ruido, y da pena constatar que, entre toda la clase política francesa, masivamente favorable a tratar la canallada como un golpe bajo, sea precisamente la frustrada candidata a la Presidencia, Ségolène Royal, la que se haya mostrado más tibia dejando en suspenso el juicio. El caso tiene toda la pinta de ser un montaje tramado en el mundo financiero descontento con ciertas severidades del mandatario frente a la voracidad de los grandes. En la América puritana estos recursos son más efectivos que en la vieja Europa (y que en la “nueva”) y hay que ser todo un Clinton para quitarte de encima un mochuelo de entrepierna.

                                                                     xxxxx

Lo que parece mentira es que una coyuntura trágica  más que dramática de todo el sistema financiero del planeta, el Fondo Monetario ande pendiente de las aventuras sentimentales de su presidente y no haya siquiera una voz que llame al orden exigiendo, por lo menos, un orden razonable de prioridades –primero la crisis, luego la ‘dormida’–, al menos si hemos de aceptar como buenas las alarmas que diariamente se nos envían desde sus covachuelas. Mitterand, que nacionalizó y desnacionalizó bancos y empresas como creyó oportuno, tenía, al menos, dos mujeres y siempre se rumoreó que varias amantes ocasionales, pero nadie utilizó en Francia esa singularidad para combatir su política. El KGB, en cambio, parece que, como los conjurados de esta historia, tuvo siempre en gran estima el chantaje braguetario al que consagró las técnicas más avanzadas. Pero en el caso de Strauss-Khan sobran indicios de que este escándalo peliculero no parece que el responsable sea, una vez más, el famoso puritanismo yanqui sino el disgusto de los responsables del caos ante unas medidas de control que bien podrían joderles el nuevo negocio. “Cherchez la femme”, ya saben. A Ruiz-Mateos también le endosaron en su día una aventura romántica, a ver si lo destruían, los mismos que lo expoliaron como a don Juan Valera trataron siempre de desacreditarlo por sus escarceos incluso seniles cuando se pasó dando la vara en política. Una sola noche dicen que pasó DSK con su ejecutiva, y por algo tan insignificante (por lo visto lo es hasta para su esposa) tratan de paralizar el gran motor económico y enredar a un ejército de manguitos en tan laboriosa investigación y proceso. ¿Y qué si descubren y demuestran que todo es cierto, qué le importan esos polvos a los millones de víctimas que tienen que soportar los lodos de sus hipotecas y pagar, encima, de su bolsillo, el destrozo organizado desde las instituciones? Me explico que Rato ande por ahí feliz con su perilla y su novia nueva, dando dobles calabazas a la derecha desconcertada. Ni la crisis puede con la “salsa rosa”, el único sector que no está en crisis.

5 Comentarios

  1. Antes que nada: tres ¡hip! y un hurra para los andaluneteros, que antes de las diez -que por otra parte es una hora muy decente para estar despìertos- llevan ya unos días colgando los artículos del Anfi. Fíjense si le doy importancia al asunto que lo proclamo como introito y sin paréntesis, de la misma forma que otras veces les he soltado la bífida.

    De nada.

    Tiene el Jefe, ¿y cuándo no?, más razón que un santo. En las covachuelas siempre anda mezuconeando un aprendiz de mago, echando horas con la chistera. Mientras nos hace concentrar la mirada mostrando el pajarito -ya saben, la bufonada de cada día- en una mano, con la otra nos hacen la remanguillé. El público bobo se traga el anzuelo hasta la caña. El que va de listillo intenta descubrir el truco.

    Pero eso era antes. Ahora no hacen ni un módulo de Efe Pé de magia potagia. Son más bastos que un preservativo de crochet. Les falta la labia, indispensable para el buen prestidigitador, y son torpes con las manos, tanto que ni con el cortauñas. Por eso van día sí, día no de manicura.

    Lo que yo no me imaginaba era la infinitud de tanta memez. ¿Que aquí tenemos un Pepe Blanco (no el del cocidito)? Pues paciencia y barajar. En vez de hablar del paro, sacamos al de la brocha con la calavera agujereada. En vez de poner diez sabuesos tras cada mil euros de esos que se van a llevar los banqueros, a ver cómo los manejan, discutimos con los roucos si un óvulo con el gusanito dentro es ya una persona o no,

    Pero ya digo, a mí esos cuentos me sonaban a carpetovetónicos. Pero resulta que en la France, volteriana y faldicorta, entretienen a los perros con huesos parecidos. Mirusté, si don Dominique, nique, nique, ha homenajeado hasta la extenuación a su ejecutiva y la doña respectiva dice que si tal cosa hubo, a ella se le da una higa, pues con su pan se lo coman, pero no tomen por tonto al personal, que eso rebota mucho.

    Don William el del saxo, seguro que asesorado por una legión de minervas, se sacó aquello de que todo no había sido más que un juego, el famoso petting que un día nos recordaba el Anfi. No habiendo pene tración, no había motivo para el escándalo, aunque a la Mónica se le manchara el vestidito. Resulta que ahora no solo vamos a atontar a la peña con las barbaridades a las que ahora llaman cine los yanquis, sino que también vamos a adoptar, junto con la gorrilla de beisbol y la cheeseburguer, el puritanismo hipocritón. Nos ha merengao.

  2. Yo sólo repito lo de Arleti: pourquoi ce gouvernement de cons s’occupe de nos affaires de cul? Es muy grosero , pero nunca mejor dicho.
    Y qué nos importa si se la ha tirado o no? Por Dios, que dejen a la gente hacer lo que quiera fuera de las horas laborales y no incordien.
    Strauss Kahn es el único ministro que demitió nada más estar bajo la sospecha de corrupción, acusación de la cual salió perfectamente lavado. Vamos que parece ser alguien extraordinariamente honesto , una rara avis entre sus congéneres.
    No me extraña en absoluto que si no pueden con él por las buenas, traten de desacreditarlo suciamente. Qué asco de “milieu”!
    Besos a todos.

  3. Hello, i believe that i noticed you visited my site thus i came to return the want?.I am attempting to in finding things to enhance my site!I guess its good enough to make use of some of your concepts!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.