Me cuentan que la candidata del PSOE, el abracadabrante relevo prometido para el derrotado Pepe Juan, es decir, Manuela Parralo, se ha empadronado en dos etapas en la capital, qué duda cabe que para sacudirse la incómoda objeción de que cómo va a aspirar a la alcaldía una dama que vive en una urbanización chic fuera de ella. Parece que Parralo lo intentó primero en un local de su esposo –¡será por locales!—en la calle Rico y,. con posterioridad, en un piso, ¡aún por construir!, en la calle Rábida, y la verdad, no sé en qué habrá quedado el cuento. Ya sólo le queda probar que no educó a su prole en colegios de élite, que no gasta coches de lujo y que nadie en su familia íntima tiene graves intereses urbanísticos en entre la Isla Chica y Cardeña. Pero todo se andará, ya lo verán, mejor o peor, eso sí, y al final va a resultar que la decorativa candidata es más de Huelva que el drago del El Punto. Hay mucha gente que insiste en que a Pedro Rodríguez le ha tocado el gordo con esta designación. La verdad es que si llega a seguir Pepe Juan tampoco se habría arruinado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.