El jueves vi en la puerta de las Cinco Llagas a medio millar de valverdeños con su Alcaldesa al frente. Exigían al Parlamento, vamos, suplicaban, mendigaban si me apuran, que la Junta y el Gobierno rompan el cerco con que tratan de asfixiar al pueblo desde que éste los defenestró, y acceda a buscar fórmulas para salir del hondo pozo en que lo ha dejado la gestión del PSOE: 54 millones de euros en un pueblo cuyo Presupuesto apenas alcanza los 9 millones, y cuyo coste de 800.000 euros al mes no puede afrontarse con unos ingresos de 30.000. Y por supuesto, la respuesta fue la consabida: “Que si quieres arroz…”. Nunca fue más insolvente el Estado español. ¿Cómo querrán que nos tomen en serio las agencias de “rating” si no podemos pagar las nóminas de los empelados públicos? El PSOE ha dejado la vida local como un solar y me temo que para muchos años. Los trabajadores de Valverde, por ejemplo, no cobran desde hace seis meses. ¿Se figura alguien que sus Señorías ilustrísimas o el gobiernillo regional llevaran un semestre sin cobrar un duro? ¿No habríamos vivido ya varias tomas de la Bastilla? ¿Cuántas invocaciones a la dignidad humana hubiéramos tenido que escuchar de muchos de esos costosos charlatanes? Porque al Parlamento de Andalucía, según pude comprobar antier, le importa un carajo que los trabajadores no cobren mientras su nómina esté asegurada y la triste prueba es que, ante una situación de tan vivo dramatismo, sólo el alcalde de Sevilla, el de Huelva y Javier Arenas, además del de Marinaleda, dejaron sus escaños y salieron a escuchar y ofrecerse a los desesperados. Los demás, ni caso. Una apasionante sesión les impidió, sin duda, incomodarse y más todavía comprometerse. Que si quiere arroz, ya saben. ¿De verdad nos representan estos empleados sedentes cuya única misión es apretar el botón que les indique su capataz? Bajo la canícula otoñal sevillana, que es de abrigo, el jueves me vi cercano a la inopia “indignada”.

 

Y a otra cosa. Ya digo que ellos, los diputados y los consejeros, a diferencia de los currelantes de a pie, tienen el sueldo blindado, ese sueldo, con sus gabelas adicionales, que se marcan ellos mismos por unanimidad. Otro gallo cantaría si no fuera así, no lo duden. Por eso las Cinco Llagas era el jueves una cámara sorda, el símbolo irrefutable del fracaso de la democracia representativa. “¡Estos tíos no nos representan!”, me dice fuera de sí uno de los arruinados. Lo he invitado a un aguardiente en el bar cercano. A ver qué otra cosa podía hacer.

7 Comentarios

  1. Y que esperaba usted, que parece tan orientado, que salieran los dipus a hermanarse con los arruinados? No sea ingenuo, por favor. Esta plebe solo está interesada en mantener su cuenta corriente.

  2. Lo que no concibo es cómo nadie pide responsabilidades penales para los que han causado la ruina del país y de tantos pueblos en particular. Con las normas que hay, que no hacen falta nuevas. La consecencia será que seguiremos igual, y Dios quiera que no comprobemos que lo mismos dan tirios que troyanos.

  3. No saben qué hacer, están desbordados y, además, les importa lo ajeno bastante menos que lo propio. Por eso se enrocan en los parlamentos. ¿No los han visto ustedes asustarse ante cuatro pelagatos “indignados” y hasta disputárselos, que es lo peor? Los trabajadores, pagados o en la ruina, los traen el fresco. Esta crónica lo rfeleja muy bien.

  4. A quien le importan unos trabajadores y un pueblo arruinados mientras se sepa seguro a fin de mes. Esta es la política que tenemos, unos profesionales que se colocan en ella a costa de los demás sin ninguna responsabilidad. Lo peor de este caso es la baja estatura de los que mandan en el PSOE en Madrid y en Sevilla, que no olvidan su derrota en este pueblo. La disidencia se castiga.

  5. No se puede castigar a un pueblo por su signo político. Eso es sencillamente totalitario. Pero no es ninguna novedad en España, y menos en Andalucía, por lo que sabemos. Valverde no cobrará hasta que algo explote o las elecciones provoquen el cambio en las altiras. Entonces el ICO, la Junta y el propio Gobierno irán aprovecharán para hacerse su foto de Reyes Magos, Los Herodes, para entonces, andarán lamiéndose las heridas.

  6. Mi solidaridad con esa alcaldesa y su pueblo, ¿servirá para algo? Ahí la dejo, con mi indignación.

  7. No hay idnero para lo que no quieren. La pregunta sobre el caso en que no cobraran ellos –que hace la columna– es definitiva.

Responder a ecónomo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.