La  previsión de esa minerva autodidacta que es Mario Jiménez es simple: las listas que el “aparato” decida elaborar serán aprobadas por el 99 por ciento de las amaestradas asambleas locales y sanseacabó. No esto ni lo otro: el 99 por ciento, guarismo y expresión cabal de los partidos sujetos que resultan impensables en cualquier organización abierta y, en suma, democrática. La degeneración de la democracia –explicada por tantos politólogos desde hace decenios– consiste en este secuestro del Sistema a manos de los partidos y en el control de esos partidos por oligarquías profesionalizadas. Claro que, al menos, por ahí se disimulan las cosas y se reducen los inútiles porcentajes búlgaros hasta límites verosímiles. En Huelva –y no sólo en Huelva, por supuesto– ni eso. Ha sido abrir la boca Saldaña y escupir el otro la unanimidad. La sociedad no debiera extrañarse luego de ver trasladados a la vida pública estos vicios de origen.

1 Comentario

  1. Pués seamos conscientes y acabemos con esta “partitocracia mafiosa”.

    No hay que participar en ésta farsa democracia. Defendamos la ABSTENCIÓN activa y consciente. Preparemos una alternativa al vacio electoral.

    Hay movimientos republicanos preparando las actuaciones para que llegue pronto el momento:

    “Movimiento para la República Constitucional”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.