Si el viernes pasado fue en la inauguración del curso de la Universidad de Cádiz donde Griñán hubo de soportar una estruendosa pitada y la protesta simbólica durante toda la ceremonia, ayer fue en la de Granada donde los estudiantes –evidentemente más organizados que espontáneos—ocuparon el Rectorado del que debieron huir espantados el Rector y los nuevos doctores, a pesar del compromiso, negociado por el Rector con los estudiantes, de que éstos “permitirían” el acto, que hubo de celebrarse a puerta cerrada en los pisos superiores del edificio. Los estudiantes, apoyados por sindicatos y parte del profesorado, protestaban contra los “recortes” presupuestarios y la presunta “privatización” de la Universidad. Se vivieron momentos de grave tensión en los que no faltaron las agresiones físicas y la policía hubo de intervenir para abrir paso al propio Rector mientras algunos grupos insultaban a la prensa. La Junta debe aceptar que donde las dan las toman, pero hay que decir, porque es obvio, que un movimiento semejante no se organiza sin algún respaldo fuerte.

1 Comentario

  1. Qué me dicen de la presencia y apoyo de los sindicatos. Así empiezan los conflictos en la universidad y luego acaban como sea. Claro que Griñán y los demás que han atacado los planes de austeridad echandole la culpa a los de Madrid tienen ahora su merecido. Griñán también recorta y ya ven de qué manera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.