Sigue subiendo el paro en Andalucía –casi uno de cada tres parados españoles es andaluz y eso que por cada parado francés hay cinco españoles–, y sigue la Junta forzando el optimismo de la botella medio llena con el argumento de que la destrucción de empleo es menor. ¡Toma, claro, y cada vez será menor a medida que el empleo total disminuya! Con el silencio de los sindicatos, más atentos que nada a pasar por caja para cobrar el acuerdo de “concertación” y empeñados en la demagogia de culpar a la empresa exculpando a una Junta y a un Gobierno que apenas hacen otra cosa que poner parches. ¿Qué señales de esperanza son esas que ve la Junta mientras Almunia avisa desde Bruselas que no tendremos cuartel hasta el 2012? Ocultar los problemas no fue nunca una solución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.