IU es la bisagra feliz. Vive de lo que muere el PSOE, al que denuncia por activa y por pasiva, al que incluso insulta, pero en cuya puerta de viene dejándose los nudillos desde que se fueron, ay, Anguita y Rejón. La felicidad, ni más ni menos, es lo que promete Valderas si se logra superar el bipartidismo del PSOE y el PP, pero, eso sí, con la condición de apoyar al primero si lo necesita, a pesar de sus múltiples miserias. El indeseable PSOE de hoy puede ser el socio de mañana porque de lo que se trata es de tocar pelo tras la faena y dar la vuelta al ruedo, a hombros si es posible. Esto no es doble moral, esto es poca vergüenza. Si Arenas salva ese búnker puede que salve a Andalucía, de paso, de estos chamarileros oportunistas.

1 Comentario

  1. Un gobierno psoe-iu será el remate de los tomates. ¿Se imaginan a Valderas y compañía de consjeros y altos resposnsables de la comunidad? Serían los últimos comunistas no reciclados con poder demorático en las manos.

Responder a Mayo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.