IU es la bisagra feliz. Vive de lo que muere el PSOE, al que denuncia por activa y por pasiva, al que incluso insulta, pero en cuya puerta de viene dejándose los nudillos desde que se fueron, ay, Anguita y Rejón. La felicidad, ni más ni menos, es lo que promete Valderas si se logra superar el bipartidismo del PSOE y el PP, pero, eso sí, con la condición de apoyar al primero si lo necesita, a pesar de sus múltiples miserias. El indeseable PSOE de hoy puede ser el socio de mañana porque de lo que se trata es de tocar pelo tras la faena y dar la vuelta al ruedo, a hombros si es posible. Esto no es doble moral, esto es poca vergüenza. Si Arenas salva ese búnker puede que salve a Andalucía, de paso, de estos chamarileros oportunistas.

1 Comentario

  1. Un gobierno psoe-iu será el remate de los tomates. ¿Se imaginan a Valderas y compañía de consjeros y altos resposnsables de la comunidad? Serían los últimos comunistas no reciclados con poder demorático en las manos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.