A los gerifaltes de IU les trae el fresco la protesta de la famosa “base”. La utilizan para legitimarse pero la desprecian cuando disiente o critica, cuando les saca los colores (es un decir) recordándoles su lacayuna sumisión al PSOE que, a cambio, les deja hacer y deshacer o les permite el más descarado nepotismo. A Valderas, una vez cumplido el trámite del referéndum,  se la refanfinfla el colectivo “IU por la Base” o que dos consejos provinciales, los de Sevilla y Córdoba nada menos, le exijan que no apoye el recorte de Griñán a los funcionarios, y ni siquiera la reflexiva opinión del blog “Prometeo” (Anguita incluido) alcanza a las alturas de la co-Presidencia. Los gerifaltes ya tienen lo que querían. No digo ya la revolución, sino el compromiso de transparencia y el control de la corrupción, pueden esperar. Sentados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.