Se ha preguntado Javier Arenas, presidente del PP andaluz, si merece la pena conservar cierta empresa pública andaluza, Inturjoven, o sería mejor eliminarla. Y habría que contestarle que no es una de esas empresas la que puede cuestionarse sino el montaje descomunal que Chaves ha montado paralelo a la Administración  Autonómica con la clara intención de aumentar el margen de la arbitrariedad política y reducir al máximo el control de los organismos interventores, al margen de abrir colocaderos casi inagotables para su clientela partidista. Sin olvidar a esos consejos mil que ni se reúnen en muchos casos, pero que sirven de legitimadores del capricho presidencial cada vez que hace falta. Algún día habrá que reedificar una Junta de nueva planta. Con ésta es prácticamente imposible la alternancia en Andalucía pero también nuestra salida del subdesarrollo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.