Justo cuando media Europa recuerda que la primera niña-probeta acaba de cumplir 30 años, unos sabios rusos han logrado reproducir por vez primera una planta a partir de tejido ancestral. La planta, lleva el sugerente nombre de Silene Stenophilla y su fruto –del que, a partir de tejidos-madre, oportunamente polinizados, se ha logrado el prodigio—llevaba congelado a considerable profundidad no menos de 32.000 años. Ya ven, “Parque jurásico” no era ninguna fantasía, sino una premonición como tantas otras que en su día lanzó la ciencia-ficción, de modo y manera que ya podemos irnos preparando para cuando esos sabios desentierren un mamut y consigan reanimar su extinta especie a partir de sus semillas congeladas, y quien dice un mamut dice un dinosaurio, a ver por qué no, y ya tendríamos ahí la película completa. Me parece que cuanto se insista en la velocidad que lleva la Ciencia y, en particular, la biología, será poco, si lo que pretendemos es que la novedad no nos pille por sorpresa cualquier día proporcionándonos todo un zoo de la era glacial en el que, todo hay que decirlo, no desentonaría demasiado algún hodierno mastodonte. Es verdad que ya había precedentes de estas “resurrecciones” pero también que casi todos ellos acabaron siendo falsados por la prudente investigación, lo que en esta ocasión no parece el caso. La vida es una materia casi indestructible, por lo que vamos viendo, capaz de resistir hibernada un montón de milenios sin perder su capacidad de ser, a lo mejor porque a una previsora ardilla se le ocurriera en aquella edad oscura almacenar en su madriguera nutritivos frutos al alcance de su mano. La vida es frágil pero resistente, un proyecto de larguísimo alcance que, se ponga Dawinkg como se ponga, le levanta la oreja trascendentalista al más pintado. La resurrección es posible, por lo visto, con tal de que el demiurgo del laboratorio acierte a dar con la tecla.

Da vértigo mirar al futuro, incluso al inmediato, a la velocidad que lleva este vertiginoso cohete y más si hacemos casos a esos augures que nos dicen y repiten que estos portentos no son más que el principio de lo que no podemos ni imaginar. Va muy por delante el progreso material respecto al de las moralidades, no cabe duda, a excepción de la que mueve a la ardilla, que ése es uno y el mismo hoy como ayer, cuando discretamente almacenaba sus bayas en el agujero en previsión del invierno. Nosotros a lo más que hemos llegado es a preservar un muestrario de vida en un refugio ártico para que el futuro sepa a qué atenerse respecto del pasado. No nos diferencia de la ardilla más que la previsión.

9 Comentarios

  1. Cualquier día nos fabrican en serie, como en alguna novela de todos conocida. Da miedo esto que llaman Progreso. Es un juguete demsaidao delicado para el mono loco de que usted sule hablar.

  2. “La resurrección es posible, por lo visto, con tal de que el demiurgo del laboratorio acierte a dar con la tecla.” Yo, desde luego no me fiaría. Pobrecitos de nosotros!
    Besos a todos

  3. La clonación llegará antes o después, en cierto modo como llegará el viaje al pasado, que ya se practica en el labotatorio, como saben. La Ciencia no debe dar miedo pero los hombres, sí.

  4. Yo es que no me creo etas fábulas que nos cuenta el autor de vez en cuando, a quién se le ocurre eue se pueda recusitar uhjna planta 32.000 años depués. Un poco de seriedad al escoger los temas, ayudaría mucho al lector.

  5. No entiendo el silencio respecto a la columna anterior, tan intersante. Por lo que respecta a la de hoy, comparto el sentimiento de cuiriodad/inquietud del jagm antes los avances vertiginosos de esta ciencia experimental que cualquier día nos despierta con un susto.

  6. Me ha encantado su carga a Daukins. ¿Conoce usted, don ja, la controversia que ha mantenido este inasequible al desaliento con elk arzobispo de Canterbury? Merece la pena, créame.

  7. La cencia-ficción –la imaginación– va por delante de la experiencia. Otras veces ha tocado jagm el tema que es interesante, pero este ejemplo da cierto escalofrío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.