No se ponen de acuerdo los analistas sobre el alcance de la espectacular maniobra china consagrada aparentemente a sostener las desfallecientes economías de los países de la Zona Euro. Acabamos de enterarnos, en todo caso, de que en el primer semestre del año que viene los chinos se proponen comprar deuda portuguesa por un valor de varios miliardos de euros, operación de largo alcance, sin duda, que estaría dirigida a un tiempo a mantener su poder de compra y sus exportaciones masivas su mayor mercado mundial. Leo un libro escrito hace tiempo por dos coroneles chinos, Qiao Liang y Wang Xiangsui (“La guerre hors limites”, Payot) que es acaso la primera versión interna del expansionismo chino y que viene a descubrir su estrategia como un designio imperialista no basado en el dominio de las armas sino en la competición sistemática y simultánea en los campos económico y cultural de todo un universo hasta ahora sometido a la influencia americana. Recuerdo que el premier Wen Jiabao tiene declarada la intención de su país de ir tejiendo silenciosamente su tela de araña alrededor de ese mundo al que los fracasos militares de los EEUU y la crisis económica general habrían convertido en presa más que posible, un propósito que pone en evidencia cuánto hay de política en la estrategia económica china y en qué medida la salvación de la Europa del euro podría no ser más que otra maniobra destinada a romper la llamada solidaridad atlántica, es decir, el sistema de equilibrio hegemónico que rige sin réplica desde le abrió paso la Segunda Guerra Mundial. No es que nos vendan camisas y vaqueros a precios tirados, ni siquiera que invadan nuestros barrios con sus bakalitos o ensayen ya la creación de grandes almacenes, sino que se proponen sustituir un imperialismo por otro, a ser posible sin que medie el estruendo de las armas. Cierro ese libro con una renovada inquietud como si reviviéramos la novela del “peligro amarillo” que entretuvo la imaginación de nuestros abuelos. Sólo ahora son dos chinos quienes nos descubren la entraña de un mito que tal vez nunca lo fue.

 

Si tienen el sueño ligero no les aconsejo que se informen sobre el desarrollo de las finanzas chinas y menos sobre sus progresos en pleno corazón de Europa. Y si son de los que se alarman fácilmente menos aún les incitaré a leer el libro de los dos coroneles, extraña confesión de parte en la que por primera vez veo explícito un plan imperialista y descrita su estrategia. Los chinos andan ya sin tapujos imponiendo una revolución sin precedente en las relaciones internacionales. Vamos a cambiar de dueños sin enterarnos siquiera.

9 Comentarios

  1. El futuro es amarillo (y ceniza india), oriental en todo caso. Lo que estamos viviendo no es más que el inicio de una conquista imperial, aunque quepa preguntarse cómo serán los Imperios en un mundo global.
    Me apresuro a hacerme con el libro de esos dos coroneles que, por lo que veo de entrada, no es reciente sino que tiene ya algún tiempo.

  2. Vienen diciendo esos analistas de todo que son algunos tertulianos radiofónicos que la ayuda china a Europa mediante la compra de deuda pública de algunos de sus países solo es una autoayuda para defender sus propias inversiones anteriores. Pues no. Yo creo que es, como se deduce de la columna de hoy, el abrazo del oso.

    El problema no es que nos inunden de productos, tiendas y ciudadanos chinos, sino que los Estados Unidos tienen muy mal perder y que las grandes depresiones las resuelven con una guerra mundial.

  3. Se ve que el problema preocupa a nuestra amigo jagm, y debería preocuparnos a todos, por los datos que vamos conociendo. Una vuelta por el barrio ya nos debe inquietar, a la vista de como proliferan los chiringuitos chinos, pero estas revelaciones son ya otra cosa. No entiendo bien por qué esos coroneles han escrito el libro que cita don ja, aunque suponemos que no tienen por quñe ser disidentes. Aquí lo ignoramos casi todo de China (como en China se ignora lo nuestro) y puede que no lleguemos a enterarnos hasta que tengamos el Imperio encima.

  4. Nos comen. Si hacen lo que hacen en un cuchitril donde se vende de todo, qué no harán metidos en altas finanzas. Un país con mano de obra esclava o casi tiene sus ventajas, y sus peligros…

  5. Don Jose António me ha divertido su “confieso que he fumado”: divertido y mú veraz el artículo. Es que me pongo al día y leo de un tirón lo atrasado.

    Por aquí, Chateauroux, una pequeña ciudad de unos 45 000 habitantes, va a recibir unos 4 000 chinos que vienen a ocupar el hueco dejado por los militares, su aeropuerto y su acuartelamiento. Se prevee que llegarán productos manufacturados de China, se estampillarán “made in UE”, se embalarán y se exportarán al resto de la U.E.
    Junto a los 4 000 chinos trabajarán 4 000 franchutes. Pobre tierra mía! Ya les he dicho que con los Chinos no hay que jugar. Que iban a ver los magrebies la diferencia entre los franchutes o los españoles y los nuevos amos chinos. Pues ya les daré noticias de la “cohabitación” chino-castelrosa!
    Besos a todos….Feliz salida, mejor entrada y prolongaciones…..
    Besos a todos.

  6. El despertar del dragón no ha sido discretamente seguido y valorado por sus futuras víctimas. China es ya hoy, posiblemente, imparable, no sólo por su extensión y ritmo de crecimiento, sino por su fina estrategia financiera que hace años que logró aferrar con fuerza el talón de los mismísimos Estados Unidos. Lo de Portufal es una broma, pero hay que pensar que cuando alguien compra tus deudas se convierte en tu amo… Hoy habría mucho que comentar sin duda a pesar d elo poco que sabemos de ese tema llevado con tanto sigilo por los propios chinos.

  7. Lo curioso del proceso chino es la velocidad conn que se está produciendo, porque el hecho mismo, la hegemonía final de ese pueblo inmenso, era facilmente intuible. Lo que me pregunto es por qué Occidente, a pesar de sus agobios, ha procedido con tanta ligereza frente a la estrategia de penetración china. No olvodemos que el gran compra de títulos americanos se produjo todavía en tiempos de la new age, cuando medio mundo creía que las vacas gordas darían leche indefinidamente.

  8. Yo creo que hay mucha leyenda en esto. Es lo de siempore, el peligro amarillo, que gente como jagm no descarta por lo que se ve. No será para tanto, peores prestamistas hemos tenido.

  9. Los chinos tienen las mayores reservas financieras del mundo. El dólar está en sus manos y poco a poco las deudas de los paises europeos acabarán de igual manera. Cuando éstos empiecen a exigir a los estados, quién les va a rechistar? El asunto no es anecdótico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.