No entiendo el sofoco de algunos al comprobar que en la agenda del ahora encarcelado capo del Ayuntamiento marbellí, el de los tesoros y las jirafas disecadas, figuraran los teléfonos de personajes destacados de la política y de todos los ámbitos sociales. Ya me dirán qué esperaban encontrar en ella, y sobre todo, ya me dirán qué se imaginan ellos que ocurriría si por ventura se mirara con lupa la que llevaba en el bolsillo Jesús Gil y las que han llevado y llevan en los suyos respectivos tantos capos y mafiosos como andan por ahí sueltos. La connivencia entre el agio y el poder es una cosa tan manifiesta que resulta ingenuo destacar éste o aquel nombre para simbolizarla o ponerla en evidencia. En esa misma agenda de Roca, aparte de los reconocidos y publicados, debe de haber teléfonos que sus propietarios darían media vida por borrar. De la derecha, de la izquierda, del centro, de arriba y de abajo, del Este y del Oeste. El mundo del negocio es único. El del negocio sucio, un verdadero pañuelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.