La denuncia del SAF sobre la contratación irregular de casi medio centenar de personas por parte de la dichosa Faffe –la agencia pública de la Junta de la que ya hablan hasta los telediarios—ha sido archivada por un juez en cuarenta y ocho horas y en un auto de un solitario folio, al entender que “no quedaba justificada la perpetración del delito”. O sea, que cuando quieren, “sí se puede”, a pesar de los pesares y de que los pleitos duren aquí más que un traje de pana. El Sindicato ha recurrido la decisión del Usía, entre otras cosas porque entiende que poco tiempo son esos dos días para investigar un enredo tan largo y porque, aparte de la presunta prevaricación, único delito que contempla el auto, la denuncia entreveía otros delitos. Ya ven, ahora resulta que era posible incluso una “Justicia express”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.