Habrá que ir al Bellas Artes madrileño a ver la exposición que, con los materiales del famoso “Archivo Kaplan” –el juez que actuó de fiscal en Nuremberg– ha organizado el incansable César Vidal. Aunque sea para prevenirnos ante la inminente movida que ha de organizar la condena de Sadam Husein o la de Milosevic. Mucha gente se tienta la ropa todavía pensando en aquellos cadalsos y en aquellas celdas porque alegan que el proceso célebre no fue sino un ajuste de cuentas impuesto por los vencedores a los vencidos, lo cual no deja de ser una verdad como una casa, peor como una casa, a mi juicio, sustentadas sobre frágiles cimientos. Estamos viéndolo con los dos canallas citados más arriba, dos sátrapas omnímodos que exterminaron pueblos sin tentarse la ropa pero que reclaman para sí todas las garantías de la ley más exigente. Y lo seguiremos viendo cada vez que un tirano comparezca ante una Justicia imprescindible una vez apeado del poder, porque uno de los grandes avances de nuestra civilización (aunque no siempre de la de ellos) es el garantismo, la estricta observancia del mandato penal y de la forma procesal. Cualquiera de esos bárbaros puede despellejar a un ser indefenso o masacrar una aldea con sólo hacer un gesto al edecán, pero exige para sí mismo toda la ventaja que proporciona la letra de la ley, la grande y la chica. Un problema que, naturalmente, no tendrá arreglo en tanto que el espíritu de la civilización no sea íntegramente aceptado y se pongan las bases de una justicia penal internacional a cuyo fuero nadie escape y cuyas normas a todos conciernan. Mientras tanto habrá que continuar instalados en el dudoso dilema que opone a la idea de una justicia universal la alternativa de la impunidad. Los EEUU, si ir más lejos, se niegan a aceptar para sí mismos esa Justicia sin fronteras que ellos, sin embargo, impusieron en Nurember como ahora imponen en Bagdad, pero muchos puristas se mantienen enrocados en un ideal inalcanzable en la práctica mientras otros, también numerosos, opinan que  no es justo aceptar la impunidad del bárbaro. Me temo que lo más peligroso de esa división es la lejanía que implica entre el estrado y la calle.
                                                                    xxxxx
Siempre me llamó la atención el embarazo que produce en los juristas la aceptación de estas liquidaciones de cuentas legales. Hay incluso quien hace compatible el rechazo una Justicia impuesta como la que se le aplica a Sadam con la aceptación de una injusticia como puede ser la que propone la aplicación ‘circunstancial’ de la ley a los asesinos terroristas. O quienes alegan que no es equitativo un juicio como el de Nuremberg por enjuiciar en exclusiva los crímenes nazis olvidando los perpetrados por los aliados. Artur London nos contaba en París que cuando los chambelanes de Stalin trataban de explicarle los pormenores de aquel montaje judicial, el “padrecito” repetía absorto en las volutas desprendidas de su tabaco: “¡Las listas, las listas!”: en lo único en que el exterminador estaba interesado era en saber a quién iban a colgar y cuándo. Es probable, en resumidas cuentas, que nunca alcancemos esa discreta convención jurídica que permita enjuiciar con garantías a tantos malhechores supremos de la Humanidad. Y que mientras tanto debamos aviárnoslas debatidos entre la impunidad más lacerante (ahí están Pinochet o Videla, ahí los líderes africanos, ahí los magnicidas de las grandes potencias) y el ajuste ocasional de situaciones extremadas. Personalmente puedo estar sin concesiones contra Abu Ghraib o Guantánamo, pero nunca sentí la tentación conmiserativa ante la figura declinante de Hess arrastrando sus culpas en Spandau ni me conmueve lo más mínimo el alegato de un malvado como Milosevic o la arenga de un genocida como Sadam. Quizá debiéramos embridar nuestro garantismo excedentario sin perjuicio de la defensa más enérgica de una Justicia cabal.

32 Comentarios

  1. 18:38
    Espero que nuestro ja haya salido con bien del remiendo correspondiente. Ya vemos que su pundonor ha dejado escrita su columna de hoy antes de acercarse al carnicero verde y seguramente nos haya dejado enlatados el artículo de mañana y de pasado. ¡Es la leche!
    ++++++++++++++++++++

    No olvidemos que la Justicia es el sucedáneo de la venganza y que ha sido inventada para hacer habitable este mundo.

    Lo malo es que la Justicia no es justa.
    ¿Cómo puede ser que un asesinato o muchos se salden con unos pocos años de cárcel en hoteles mucho confort?
    ¿Cómo puede ser que a un violador en serie se le apliquen todos los beneficios de la reinserción porque durante su encierro no ha violado a nadie? ¿Quien duda que ese violador “reinsertado” volverá a reincidir a la menor ocasión, seguramente matando?

  2. Son más de las 6 y media y todavía no se ha manifestado nadie. Lo siento , y triplemente, por ser yo la primera, porque no hay noticias frescas de nuestro anfitrión y porque tengo la sensación que no estoy totalmente de acuerdo con él en esta columna.
    A mi me fastidia muchísimo que le justicia tenga más del ajuste de cuentas que de justicia cabal.Que venga de la mano del vencedor y que se ejerza unicamente a expensas del vencido.
    Sadam y Milosevic serán muy malos pero peor me parece Bush, y ya sé que en esto discrepamos ambos.
    Quizás lo más importante sea que a los dos nos parezcan muy malos Sadam, Milosevic y Bush?

    Mis más fervientes deseos para que pronto se recupere de salud.

  3. Se me cruzó y se me adelantó don Griyo, de lo cuál me alegro, pues ocupa así su puesto natural.

  4. Mi amigo Jose Antonio me pide que les diga que le han operado un ojo de cataratas y dentro de unos días le operaran el otro.
    La primera operación ha ido tan bien que se le ha quitado el miedo a la segunda operación.
    También me dice que en unos días no podrá escribir nada y agradece el interés de todos.
    J. R. Terrades

  5. 11:03
    Alegrándome de que no era nada lo del ojo sigo con el tema de ayer.

    Hoy me despierta la noticia de la absolución del etarra Vicario Setién
    http://www.abc.es/20061208/nacional-terrorismo/absuelto-secuestrador-aldaya-porque_200612080249.html
    absuelto por la Audiencia Nacional porque alguien olvidó incluir la única prueba de cargo: Una maquinilla de afeitar portador del ADN acusador.

    Me parece tan increíble que quien sea, se haya olvidado de incluir la única prueba de cargo en un juicio como que cualquiera que haya entrado en mi cuarto de baño pueda incriminarme en un delito con solo robar y dejar en el sitio adecuado mi maquinilla de afeitar, mi cepillo de dientes o mi peine.

    Pasando por alto que la condena, posiblemente, hubiera resultado intrascendente por la cantidad de años acumulados en otras y que el reo se haya cachondeado de sus víctimas, el tema es para ponerse a cavilar.

    Invito, como otras veces, a los señores jueces frecuentan este blog a que nos den sus opiniones.

  6. Mi solidaridad con JA. Servidora también está doblemente cataratectomizada, cosa hasta de recién nacidos. Pronta recuperación, Jefe. Y a cuidar esos clisos.

    Me parece que a falta del Anfitrión, bien pudiéramos seguir aquí la tertulia con temas tan a modo como el que expone mi don Elitróforo. Enlaza con el artículo que hace de matriz. La justicia nunca será lo suficientmenete garantista. No olvidemos que es ciega y cumple con lo que le soplan al oido los que hacen las leyes. Son éstas -sus facedores, quiero decir- quienes tienen el deber que en ellos delega la soberanía popular, de que sean equitativas, prudentes, rigurosas, adecuadas.

    Por desgracia ‘disfrutamos’ de una legislación que en gran parte podría reciclarse en celulosa higiénica. Y otra parte no la cumplen los del brazo ejecutivo porque no les conviene, sobre todo si las campanas suenan a próximas elecciones.

    Por último -o penúltimo- están las ‘cucarachas’ que se pliegan a dictados espurios e interesados.

    De acuerdo que hay leyes dignas de ser abolidas, la de Lynch, sin ir más lejos. Pero otras como la de legítima defensa que están grabadas en el fuero de cada uno. Si un caco ha violado la puerta de mi domicilio, ha saqueado mis bienes y servidora llega a casa en ese momento, ¿qué debo hacer, darle un toque con la gavilla de acero de 12 que recogí un día de una obra vecina o pedirle educadamente que reponga mis pertenencias en su sitio original y sentarse cómodamente mientras llamo a la poli? Policía que va a tardar lo suyo o ni siquiera va a venir. Que esa es otra.

  7. 14:33
    Pues sí, doña Épi K.

    ¿Recuerda aquel moldavo que tras matar a un matrimonio y violar a sus hijas decía a sus compatriotas que España o Expaña era el mejor país para delinquir?
    ¿Sabe que a aquel empresario valenciano que defendió su casa y familia a tiros, cosa que no hacía la policía, le espera una dura condena de cárcel?
    Me lo expliquen.

    ¿Sabe que aquellos que redactan las leyes siempre dejan un resquicio para no cumplirlas ellos (y otros muchos)?

  8. Hombre , don Griyo, no lo harán aposta, supongo,(hablo de los legisladores) sino que los delincuentes siempre han tenido mucha imaginación para escurrir el bulto.
    Me alegro un montón que don J A esté bien de un ojo; esperamos impacientes a que se reponga también del otro!
    Me parece muy buena idea que sigamos aquí al pie del cañón , esperándole.
    Hace poco me preguntaba una parienta que porqué participaba en este blog, y le respondí que tenía la impresión de presenciar una conversación entre gente culta e informada, de leer un castellano correcto y actual, de enterarme de muchos temas y puntos de la actualidad española, y a veces, de intervenir en una conversación entre amigos inteligentes y buenas personas.¿Qué más puede una pedir ?

  9. 18:10 08/12/06
    Me fío poco de los políticos, doña Marta. Además en estos temas no sé si es peor la malevolencia o la ignorancia.
    Los políticos actúan siguiendo los intereses de sus partidos o de sus redes mediáticas y el que se preocupe en serio del bien común ya puede ir buscando trabajo. ¿Sabe doña Sicard que los parlamentarios españoles no pueden votar en conciencia porque “el que se mueva no sale en la foto”?

    Me parece buena la idea de las dos señoras y pienso que para mañana, a quien se le ocurra un tema puede exponerlo… y ya veremos. “Si sale con barba San Antón y si no la Purísima Concepción”. No creo que a D. ja le parezca mal.

  10. Vayamos por partes, don Griyo, que la Justicia es muy suya. Por ejemplo, no vaya diciendo que al emre4sraio valenciano que se autofendió –si es que fue, en realidad “autodefensa, y así quedara probado– le espera una condena. No tiene por qué y, al menos en mi criterio, con los datos que tengo naturalmente, no le va a caer nada. Hay que ener cuidado con estos comentarios, porque contribuyen a espacir una imagen absurda de la Justicia que, es cierto que se apoya en no pocas decisiones en efecto absurdas, pero que no es real.

  11. Cuando ja venía pro París conciliaba una tertulia con freceunecia, cosa que no dejó de traerle más de un enojoso enogrro con esos inevitabels protagoinistas que se creen con la exclusiva. Me encanta qe, aunque incipiente, rambién aquíl, con su ausencia, haya provocado la idea de que el grupo siga funcionando autónomo. Lo conozco de sobra para asegurar que lo dará por bueno y les avanzo que me extrañaría que nos e deje la pupila (literalmente) echándole un vistazo a estos comentairos a pesar de su estado. Que deseo (sé) que enseguida superará.

  12. Le deseo salud, como es propio de mi fe. Lamento no recordar un cuentecillo áraba que hablaba de un sabio que cegó y recobró la vista… más sabio que antes, o sea, verdaderamente sabio. Siempre es tiempo de corregirse.

  13. No sé si es regular o no lo es esto de mantener el diálogo en ausencia del anfitrión, peor me gusta comprobar que mi admirado amigo convoca a sus elctores incluso en paro forzoso. Le deseo lo mejor y me ofrezco para echar una mano.

  14. 21:35 08/12/06
    Me gustó su comentario de hoy Sr. M. aunque mejorar no es lo mismo que corregirse.
    Pensé en Tiresias, aunque no podía ser su ciego, digo yo, porque es algo más antiguo que su religión.

  15. Bien. Muy bien. Si (el Dr.?) Terrades dice cosas de parte de nuestro Anfi, es que PA (Progresa Adecuadamente). Y a diferencia del coronel garciamarqueño, sí tiene quien le lea. Por eso me voy a permitir regalarle una anécdota recentísima.

    Ahí va. Sustituyendo al monumento sentimental que es la Cuesta de Moyano, en el Paseo del Prado han levantado una hilera de casetas para vender libros. Una tiene escasos vicios (confesables) pero uno de ellos es que me quedo enganchada en esos tenderetes en cuanto los huelo. A pesar de haber sólo dos abiertos a mi paso, en uno de ellos compro una cosa de Delibes, de esas que se pierden en los traslados y que ya hoy he releído. Y, abran los ojos contertulios y descúbranse. Hallo un ejemplar de “Bandolerismo, santidad y otros temas españoles”. Publicado en 1972 por un jovencísimo JAGM. Dedicado a sus compañeros de Triunfo. Doy casi un grito, con lo que mi pareja, tan cateta al menos como yo, lo asimila a que me hayan birlado algo por esos alrededores de Atocha. Se lo muestro, triunfante como quien halla una verdadera ganga en las ya muy próximas rebajas. La calidad de la impresión no es nada buena, el pàpel de lance y la letra pequeña. Mi compañía me anima aclarándome que tiene lupa en el hotel. Lo pago (no barato, por cierto) gustosa. Tatachín. Ya les contaré.

    (A mi don M. ¿Ve cómo hay rinconcillos en su coranzocito de nardo en que vibra el amor al prójimo por encima de otras pulsiones? No nos ha enviado a ningún destino escatológico, lo que ya es un triunfo. Yo a cambio le extiendo mi mano abierta y le ofrezco la paz, que tampoco es la primera vez.)

  16. Doña Epi, al leer su página , casi me caigo de la silla!
    Resulta , que como Monsieur de POuceaugnac quien hablaba en prosa sin saberlo, yo era antiquisima y devota lectora de nuestro anfitrión sin tener conciencia de ello.
    Verán ustedes: Yo hice mi ” maîtrise” (4to año)sobre El Lute. Me gustaba el personaje. Según iba estudiando me iba dando cuenta de que cada sociedad genera su criminalidad, de lo anacrónico de la existencia misma del Lute,y se impuso a mi la comparación con el bandolerismo. Y ahí entra “Bandolerismo , santidad y otros temas temas españoles” que con otra obra del Sr Pantoja me resultaron de gran ayuda. No recordaba el nombre del autor…pero sí la obra. Me pasa a menudo, soy fatal para los nombres propios.
    Curioso, n’est-ce pas? Tengo la impresión de acabar de pagar entrada al círculo de los “antiguos”.! Qué tonta soy!
    Gracias por permitir este re-descubrimiento.

  17. Vaya, don Juan Moreno, me alegra volver a leerle.

    Respecto a la obra de la cual habla doña Epi no creo que sea esa. Por lo menos yo hablo de un libro, no de un artículo. Lo tengo todavía pero donde? Ni idea! A ver si lo busco.Si lo encuentro os informo.

  18. En resumen: ese atr. que envía don J.M (¡bienhallado!) forma parte del lirbo que enocntró doña Epi, como su nombre (el del libro) indica. Son los reportajes que en aquellas lejanas fachas escribía el jefe, y ése concretamente es recrodsad por mucha gente auqnue sólo sea porque muchos chuparon rueda de él. ¡A mejorar, jefe! No te doy más que un par de días, y al tajo.

  19. Qué felicidad. Qué regocijo encontrar este rincón fiel a la amistad, al reconocimiento y a la sintaxis. Qué cansancio la monserga esa del Bushito y el Baker, de los criminosos atropellos a la vida en nombre de las religiones, incluidos los topetazos contra la pared de la Goma 2 Eco ( ecooo, ecooo…) y los jueces y fiscales acollerados.

    Sólo falta que alguien con más conocimientos que esta vieja palurda que os castiga con su verborragia traiga aquí un comentario qué sé yo, sobre san Juan de la Cruz o sobre los conciertos de Brandeburgo.

    Feliz por su regreso, mi don JMoreno. Ya ve, aquí seguimos los incansables, mi doña Sicard (muá), mi don Elytróforo a quien desde hoy no regatearé su ‘y’ griega y algún piradillo más que busca en esta página algo de sosiego y buenos pensamientos. Y sentimientos.

    ¿Le leen estas cositas o no, mi don Jefe? No me haga esfuerzos con los ojos y siga escrupulosamente los plazos que le ordenen sus oftalmólogos. Que la paz, la auténtica de estas fechas, no la consumista de los anuncios ni la de las pistolas emboinadas, nos inunde.

  20. Mi doña Epi queridísima, más valdría decir, tal vez, “ACOLLARADOS” (de collar) que “ACOLLERADOS” (de collera), aunque esta úlktima voz no vanga en los diccionarios (hablo de memoria, sin culsultar, como le gusta a jagm). Es sólo un matiz, por supuesto de lo más entrañable.

  21. AS ver, don Juan Moreno, ya de paso ofrezca a la parroquia el link o como se diga eso del estudio ( visiblemente abreviado, “desperdiciado” diría yo” que el anfi publicó en “Tiempo de Historia” –igualmente incorporada a la Red junto a Triunfo– a propósito de la Navidad. Es un precioso, inapreciable trabajillo (¡¡¡¡), culto, erudito, curioso, bonito, y… “desperdiciado”. Se decía entonces que Hario Tecglen, director de la publicación, lo habrçia reducido. ????.

  22. Hoy sale “en papel” esta columna que en el blog campea desde el jueves. ¡Milagros de la cibernética! ¿O descuido del jefe? En todo caso, merece la pena su lectura y sobre todo, anima que el Jefe vuelva a la lucha.

  23. Doña Epi, ¡si casi nos va a resultar muy “Peace and love” o hasta criptocristiana!
    Siempre me alegran un montón sus escritos.

    &&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

    Si le permiten unas preguntitas a una novata:
    Supongo que no será la primera navidad que pasan juntos. ¿Cómo hacen ? Esperan a que el jefe se despida? (Eso suena más bien alemán.) Ni se despiden ni ná: a lo laíco puro y duro ( Eso suena a comecuras franchute.) ¿o según van haciendo mutis dan las Felices Fiestas para todos? Es que soy muy respetuosa de las tradiciones y me gustaría saber….

    Don Griyo, su comentario ¿iba en serio o de rechifla?
    Yo, según esta el blog estos días me atrevo a decir” muchos besos a todos!” y el primero para el gloguero mayor, aunque esté zurdo de un ojo!

  24. No voy a hablar de las cantatas de Bach pero sí deciros dos palabras sobre un compositor moderno que acabo de descubrir y que se llama Olivier Greif. Al oir trozos de su obra “cantos del alma” se me puso carne de gallina. Hay momentos magnificos,otros que te hacen estremecer, a veces es demasiado, por lo menos para mi, pero hay que oirlo.ES para soprano y piano. Advierto que a mí no me suelen gustar la música moderna, por eso me atrevo a hablaros de ello…y porque es un descubrimiento mayor para mi.Es un discipulo de Berio y se notan influencias de Britten, pero es más asequible.

    Ahora, quizás todos Ustedes lo conozcan: en ese caso les autorizo a que me tomen el pelo.Tambien me pueden decir qué obra de él les ha gustado más.

  25. 10/12/06 22:03
    Otro genocida ha burlado hoy definitivamente a la Justicia.

    Primero con la complicidad de sus compatriotas, después con la de sus médicos y hoy, definitivamente, con la ayuda irrevocable de la Parca nos hace un corte de manga y se larga para siempre.

    Este viejo ateo lamenta que no haya un infierno donde puedan pagar sus culpas todos los canallas que atormentan a la Humanidad en pro de su ego y de su bolsillo.

  26. 10/12/06 23:35
    A nuestro vigilante y apreciado D. Ortógrafo querría decirle que por acollerados, verbo inexistente como dice, yo he entendido que doña Épi K quería decir y decía que trabajan en collera y en collera, para mí, es más que emparejados.

  27. Precioso. Aquí hay nivel. Mi don Ortógrafo dice bien porque ‘acollerado’ no viene en el DRAE. Y mi don Elytróforo, que algo sabrá de galgos, sabe que éstos pueden correr a la liebre ‘en collera’, teniendo que acompasar en pareja su carrera a la -y los gambeteos- de la ocre roedora,” …y si se va, que se vaya”, que cantaban los hermanos Toronjo.

    (¿No es hermosa esta tertulia reposada? ¿No perciben un cierto olor a tabaco negro, por muy incorrecto que sea dar un par de pitadas a una tagarnina algo irregular o a un Sintra portugués?)

    A mi doña Sicard: El Anfi no perdona su(s) columna(s) -salvo fuerza ocular mayor- nada más que los días que no se publica el periódico. Creo que aquí, los incansables, tampoco damos mucha vacance al tecladillo. Por mi parte, yo concluyo hoy mis vacaciones de invierno y tanto el día 24 como el 31 de este mes suelo cenar como todos los días, con mi pareja, un menú de lo más sano y ligero y me deslizo entre las sábanas a la hora de siempre, un ratejo después de las once, para unos minutillos de lectura y otros de radio (que por cierto esos días suele ser insufrible) hasta que Morfeo, con la ayuda de alguna pildorilla, me acuna. (Sé que este parrafillo se puede tildar de lo más cursi. Vale, aceptado. Nunca he dicho que servidora no lo sea. E incluso otras cosas peores).

    Yo también me sumo a la petición de ese Tiempo de Historia. Alguien que lo conocía me afirmó que ‘la Momia’, después de lo de Eduardito, por una parte se radicalizó mientras por otra se hizo más humano. Lo que sí les puedo asegurar es que pagué mis primeras cuotas a EP digital sólo por seguir su columna. Lo de las ‘Memorias de un niño republicano’ fue una cagada del tamaño de aquella autobiografía full que se fue tejiendo Tierno a lo largo de toda una vida, o de esas memorias -aún no he comprado la segunda parte porque no las he visto en bolsillo- del Oyente, donde se inventa una infancia-juventud ridícula, falaz y de autobombo. Viví largos años en Sevilla y éso es lo malo de aquella generación de Glezs., Escuredos, Rojas Marcos, Guerras y Manolitos del Valle, que una tenía acceso a gente que los conocía de chiquetiyos (Lola Flores) y oportunidad de contrastar globos con quienes recibieron clase en la Universidad Laboral de Mihenmano (Burgos) o asistieron con él a clase de F. y Letras en la Fábrica de Tabacos.

    Y sí, mi don Elytróforo. Un bicharraco como el Pinocho no debería irse tan de rositas de este ‘mondo cane’ sin más sinsabores que los que conocemos y que bien poca mella le hicieron. También se ha muerto el coprovinciano Lauren ‘Castigo’ a quien me encontré en una de sus rachas caninas comprando en un Todo a Cien. (Señal que yo también los frecuento a veces).

    Animo, bienamado Jefe. ¿A que se hace durillo eso de cambiar el paso? Pero son cuatro días de nada y me lo imagino recibiendo -medio enojado- el calor y el cuidado de tanta gente como le quiere. Mismamente aquí los cobloggeros, que nos sentimos una mijita huérfanos de su palabra y sus cogitaciones, pero felices de saber que ya mismo volverá a disfrutar de una visión mucho mejor.

    Peace&love, que dice nuestra doña Sicard.

  28. Pepe Griyo
    11/12/06 09:44
    La “justicia de cine” es el manantial que no cesa.

    Pido disculpas al Sr. Ropón por mi ignorante comentario sobre el suceso de Valencia y mucho me alegraría de una sentencia absolutoria.

    De todas formas el derecho a la legítima defensa o ya no existe, creo yo y mucha gente más, o está decididamente descafeinado y mutilado.
    Pinchen y vean Vds. la crónica del segundo asalto al chalet del joyero Tous:

    http://www.elmundo.es/elmundo/2006/12/10/espana/1165765673.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.