Ahora resulta que a la Junta le parece muy mal que los tribunales de Justicia no actúen contra las viviendas ilegales construidas en Marbella, ante sus mismas barbas, y sin que ella dijera esta boca es mía. Una acusación que llega después, en todo caso, de que la Justicia le casara los colores rechazando su pretensión de personarse como parte al considerar que la Junta nunca fue “perjudicada” sino “beneficiaria” de un negocio legal al que, sin embargo, no tuvo reparos en cobrarle puntualmente los impuestos. Eso de que la “Junta hizo lo que tenía que hacer” –argumento del delegado de Chaves en Málaga– es una pura tautología que no se sostiene incluso sin aguardar a que la Junta diga si va a devolver lo cobrado en su día por las construcciones ilegales. ¿Beneficiará a Marbella ahora un pulso entre la Junta y la Justicia? No lo sé, pero me da que debe de haber por ahí más de un facineroso frotándose las manos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.