Si con ocasión de la ley de Calidad de la Enseñanza que hizo el PP en su anterior mandato, la Junta se mostró dispuesta a boicotearla con la insumisión, ahora, con motivo de LOMCE, ha dirigido desde Educación una circular a los docentes andaluces en los que se les pide, de hecho, que se opongan a su aplicación. El Gobierno, según la Junta, “ha ocasionado un deterioro palpable de la enseñanza” (¿) y la nueva ley “servirá de marco normativo para legitimar estas medidas”. El susanato no va a diferenciarse mucho, por lo visto, del estilo de Chaves o de Griñán: la Junta dedicará toda su energía a oponerse al Gobierno de la nación. La pregunta es si un país puede sobrevivir mientras sus Administraciones tienen por objetivo primordial zancadillear al Gobierno legítimo.

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.