Lamenta el PA que el PSOE se alegre ante la sentencia del TSJA sobre la central de Endesa que costará cara (aunque está por ver si ello le interesa a la empresa) a los ciudadanos onubenses. Por su parte, Barrero pide en público que se ejecute la sentencia que condena a Fertiberia en el asunto de los fosfoyesos pero pidiendo que se haga “sin dañar los derechos de los trabajadores”, claro está que sin decir cómo se cuadra ese círculo. Por lo demás, la frustrada candidata a la alcaldía se ha permitido poner en duda el alcance de la sentencia que declara legal la compra de los terrenos del Ensanche, temeraria apreciación incluso más allá de su banalidad. Los políticos aprovechan las decisiones judiciales como armas arrojadizas mientras tratan de mantenerse en cada caso en una especie de terreno de nadie al margen de los problemas. Los únicos que han de mantenerse bajo ese fuego graneado son los ciudadanos contribuyentes, huérfanos con cien padres en tiempo electoral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.