El PSOE de Almonte –sus nueves concejales, pero no ellos solos sino la acompañados, claro—se han negado asombrosamente a hacer suya una propuesta de condena al incendio de la casa del vicesecretario perpetrada por la ‘kale borroka’ local. No vale en Almonte, pues, lo que dicen que es imprescindible en el País Vasco, es decir, que la legitimación política pase inexorablemente por la condena explícita de la violencia venga de donde venga, como si hubiera modo de eludir esa condena por uno de los actos más graves que se han registrado en la política onubense. Y no sé por qué amenaza con querellas a quien sugiera siquiera remotamente una relación entre el incendio y las denuncias contra su partido, porque hace nada y menos era el PSOE el que sugería en Gibraleón que tras las ruedas pinchadas y las pintadas en las paredes s entreveía la mano del PP. También rechazó el PSOE almonteño la propuesta de comisión para investigar la llamada “conexión almonteña” del “caso Roca” marbellí, es decir, le lío del rociero hotel La Malvasía que el alcalde Bella le ha permitido al marbellero mantener abierto en la Aldea. Y en esto, qué quieren que les diga, se comprende divinamente su negativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.