La tesis oficial china de que los sangrientos disturbios del Tibet obedecen a una estrategia del Dalai Lama para fomentar el boicot a los JJOO que han de celebrarse en Pekín no parece descabellada. Ha sido una penosa constante en la historia de esos juegos el recurso a la politización del acontecimiento, al menos desde que, tras la primera Gran Guerra, Bélgica vetara a los países que habían sido sus recientes enemigos. Boicots más o menos exitosos hubo en Melburne con motivo de la invasión de Hungría o en Corea como consecuencia de la partición del país, en Moscú a causa de la invasión de Afganistán promovido por los EEUU y, claro está, en Los Ángeles, ésta vez a cargo de la URRS, sin olvidarnos del plante africano en los de Montreal. La cuestión es que los Richard Gere o los Spielberg, los Jack Lang o los B.H. Lévy que ahora se plantan cerrados frente a la reconocida barbarie del régimen chino, han tenido mucho tiempo para protestar y parece que hasta ahora, casi en vísperas de los Juegos, no han caído en la cuenta de la necesidad del boicot. ¿O es que no habían visto nunca en el telediario a esas cuerdas de presos arrodillados ante sus verdugos para mejor recibir el tiro en la nuca, ni se habían enterado hasta antier de la implacable prohibición de la natalidad o del trato feroz dispensado a los niños sin padres en las infames guarderías del régimen? EEUU acaba de borrar a China de la lista negra de países que no respetan los derechos humanos y la Unión Europea se ha pronunciado sin demora contra cualquier intento de entorpecer la buena marcha del proyecto olímpico, lo que no demuestra que aquel país haya suavizado su barbarie sino, simplemente, que se ha enriquecido hasta un nivel en que ya no es aconsejable ni quizá posible provocar al tigre. Dicen que la inversión china tiene trincada por mala parte a la economía yanqui y cuentan y no acaban de ese milagro global que está atiborrando a muchos logreros occidentales con pan de hoy que muy probablemente sea hambre para mañana. Habrá Juegos, pues, en Pekín. Después de todo la “tregua olímpica” era esencial a los juegos primitivos.

                                                                  xxxxx

 Otras veces he confesado aquí mi estupor ante la afición olímpica, es decir, el hecho de que muchedumbres ajenas por completo al deporte se apasionen durante unos días contemplando con frenesí las proezas de atletas sobre cuyas disciplinas lo ignoran casi todo. Y siempre para llegar a la conclusión de que los JJOO actuales no son más que un producto televisivo y, en consecuencia, de la publicidad, aparte de un fabuloso negocio que no se reduce al país que los celebra sino en el que participa la inmensa mayoría. Se comprende que hay que pastorear al personal, entretenerlo con guepardos que arañan centésimas de segundo sobre la pista sintética y gacelas que mejoran el salto aupadas sobre sus pértigas de fibra de vidrio, para luego colocarles a los mirones zapatillas y camisetas, gorrillas y refrescos. ¡Pero vender unos JJOO invocando los derechos humanos, vamos, hombre, por Dios! China tendrá sus juegos y seguirá aplicando el suplicio como siempre, algo que, ni qué decir tiene, preocupa poco al pragmatismo de un Samaranch convertido, al parecer, en gurú de la legión de nuevos mercaderes que empiezan a mirar a Occidente como a una eventual colonia. Aparte de que no ha de faltarles en su momento el estro bujarrón de su Baquílides o su Píndaro, ya lo verán, escribiendo epinicios con los ojos cerrados mientras enjambres de niños se hacinan en pudrideros o los futuros desnucados aguardan en la celda el tiro de gracia. No hay derechos humanos que valgan si andan por medio los “derechos” de la tele y los montajes del negocio. Ni Samaranch debe su predicamento al deporte sino al mercadeo, ni los tiempos que corren permiten fantasear con ilusiones sobre la paz auténtica. En el Olimpo –ya lo dije alguna vez– no queda nadie a estas alturas. Lo sé porque yo he estado allí.

16 Comentarios

  1. Mardito parné, que por tu curpita… Qué otra cosa son los procedimientos de estos inventos de los eventos que tienen tan contentos a los de siempre.

    Este Hombre la clava una vez más: gorrillas, yogures, cacaos de la selva tropical, zapatillas a más de 100 ebros, camisetas de tejidos supercalifragilísticos y agitprop donde y cuando conviene. ¿Quién no recuerda a Pascualín dando saltos con su gabardina negra cuando dieron luz verde a los nefastos del 92? ¿O a la Pantera Rosa lavando la sangre de la Escuela de Mecánica de la Armada en el mundial del 78?

    Si USA levanta vetos no es por amor a los DD. HH. sino por el billete verde. Igual que en tantas ciudades del inmenso país no se ve el sol durante días y días porque el aire está espeso y podrido. Pero ahí quería yo ver a los grinpiceros montando su numerito. Es que ver unos ojos rasgados detrás del caño de una pistola dbe acojonar lo suyo.

    Por cierto Jefe, cuidado con lo de bujarrón, aunque no creo que el sociatilla de guardia domine demasiado la sinonimia.

    Ah, y mi apostilla que no quiero sustraer a mi don Elitróforo: la familia tiene que pagar la bala con que se despena al chinito malo. Nada de gratis.

  2. Parece contradictorio que el Dali promueva o esté tras los sucesos del Tibe con su amenaza de dimitir como jefe espiritual si no cesa la violencia, pero la idea es tentadora. ¿O no es verdad que podría ir por allá, acercarse algo, para deterner él mismo la paliza?

  3. Lo siento pero estoy de acuerdo con esa tesis de jagm. No olvidemos la extravagante personalidad de este “dios humano” que se entrevistaba hace poco con Carod Rovira…

  4. Pues yo no lo veo tan claro com,o ustedes, si me lo permitren, pero es verdad que, como sugiere nuestro Prof. podría implicarse desde más cerca si tanto interés tiene en detener esa locura. Es demasiada casualidad que el conflicto estalle sioncronizado con el número de los astros del cine y en la recta final de los JJ.

  5. No tienen ustedes ni idea de un conflicto tan antiguo, por lo que estoy leyendo, pero creo en su buena intención, y estoy de acuerdo en que la actitud lejana del Dalai Lama no encaja bien con sus pretensiones declaradas.

  6. ¿Por qué tanta piblicidad a ese conflicto justo ahora, cuando sabemos que viene desde hace mucho? Parece lógico que hay intereses en perjudicar la candidatura china, yu a mi juiocio sobran razones para ello, pero me pàrece que hubiera sido más lógico evitarla que esperar a última hora para boicotearla.

  7. Tienen que perdonarme, pero he de decirles con toda sinceridad que los JJOO, como comenta jagm, son un montaje antes que nada, un negocio fabuloso, una cita de mercaderes y una estrategia de políticos retorcidos. La lista que ofrece la columna es elocuente, pero se podría ampliar mucho, con otros ejemplos.

  8. Dinero, negocios, drogas, sobreesfuerzo inhumano… NIO me gusta, no me interesa ese simulacro de la Antigüedad clásica. NI siquiera implica ya “tregua” como en Grecia. Ni tiene (perdón, don josian) un Píndaro comparable (de Baquílides no sé nada, peor le agradezco la sugerencia: voy a mi historia de la literatura griega enseguida).

  9. Reaparezco (siempre estpy alerta, aunque con muchas dificultades para participar) para sumarme al sentir de la mayoría. Añado que ha sido el falangista Samaranch quien se sacó de la manga este negocio en el que él participa a tope. Dicen que es un ídolo en China. Allí se podrían haber ido todos los que son como él hace medio siglo, ¿no les parece?

  10. Por poca sinonimia que se sepa lo de bujarrón confirma la homofobia pepera de jagm y de esa vieja que está como una “shiva”, juajuajua.

  11. Lo de Tibet es un conflicto planificado, no hay duda, lo cual no supone ignorar la invasión china. Perop más cerca tenemos el conflito de Kosovo, en el que nuestros guripitas están uinvolucrados

  12. Si no tenemos ni idea ¿por qué no nos alecciona?, don Sefardí.
    Puede que esté detrás el Dalai Lama, o también que haya de por medio dineros de Putín, …y hasta de Bush o de la India. También puede que los monjes , completamente asfixiados y apaleados desde años atrás, hayan pensado solitos que era ahora o nunca.
    Que van a salir perdiendo , y que los JJ OO serán un éxito, yo tampoco lo dudo.

  13. …están involucrados con el resultado que quiera Dios no sea trágico para nadie. ¿ESta guerra de Kosovo es “inmoral e ilegal” o no? Ya sé que me dirán que no, pero a la vista de la actitud de los separatistas españoles nuestra intervención en ella resulta desmoralizadora. ¡REPATRIACIÓN YA!

  14. Elegí el alias tras leer algo de Vandana. Anda, anda, lameculos de guardia, vete a la wiki o al gúguel y entérate de quien hablo.

    Y no te rías de cerca que te canta el boquino a ñandú con diarrea.

  15. Bien razonado hoy casi todo, me interesa mucho (aparte de mi doña Shiva mutante) lo que dice madame Sicard, que es muy razonable y probable. De JA retengo su argumento economicista: los chinos ya son una potencia imparable y pueden hacer lo que quieran, popr encima de los derechos humanos y, si me apuran, de los divinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.