Va a haber que rehacer el diccionario político aunque sólo sea para no exponernos a la escandalosa manipulación de los conceptos elementales que hacen los profesionales del ramo. Chaves y sus pretorianos se cabreaban muchísimo con Esperanza Aguirre (lo comentábamos ayer) por una alusión de la Presidenta a ese “caciquismo” actual que no puede ser más patente, y ahora trata de justificar su dicterio de “extrema derecha” lanzado contra el PP con el argumento inverosímil de que a él pueden llamarle “rojo” cuando quieran. De momento, sin embargo, se lleva la palma ese divertido concepto de “derecha bastante fuerte” que ha empleado para justificar su “pinza” almeriense con un personaje tan autocrático como el alcalde de El Egido. Este personal se alía con quien se tercie con tal de mantener el mando en plaza. Rojos o fachas da lo mismo siempre que desfilen a su vera y les garanticen el poder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.