Se ve que el candidato Espadas rebaña con ansia su probable plato de lentejas. Sólo esa interpretación cabe a su lamentable comentario sobre el incendio malagueño de estos días atribuyendo la responsabilidad del mismo a la presunta negligencia del todavía presidente Juanma Moreno, al que acusa con temeridad –apoyándose ladinamente en ciertas reivindicaciones sindicales—de no haber hecho los imprescindibles deberes de precaución frente al fuego. Véase hasta qué punto el politiqueo puede acabar incluso con la discreción de alguien que, como él, había vivido hasta ahora en política explotando una imagen moderada. No será el último navajazo de esta campaña, seguro, pero el suyo extraña especialmente si se tiene en cuenta que su mochila contiene algún que otro motivo que podría tentar a sus rivales a utilizarlo contra su prestigio como ya lo hiciera Macarena Olona durante el debatillo pasado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.