Que Podemos busca y anda consiguiendo sustituir al PSOE es cosa que ya apenas duda nadie. Pero también amenaza con destruir –más bien de sembrar de sal las ruinas— de Izquierda Unida, aquella importante burbuja con que Julio Anguita reinventó una Izquierda que oponer a la socialdemocracia amaestrada. Y si no vean a esa coalición, de suyo tan compacta y centralista, partida por gala en dos (por lo menos), un bando encabezado por  su coordinador Maíllo, que bebe los vientos por juntarse con Podemos, y el otro –en manos de Valderas, Pérez Tapias y otros desahuciados  pro PSOE— que tira del otro extremo de esa pecaría manta. ¡Otra jaula de grillos! No es que Anguita esté exento de culpa en estos quebrantos, pero está claro que, sin él, IU no ha hecho más que navegar sin rumbo e irse diluyendo hasta borrar del mapa la vieja ilusión radical.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.