Gallea Griñán avisando que no aceptará de IU más que un pacto de legislatura o el cogobierno, como si tuviera en su mano alguna solución alternativa que no pase por el arco de IU. El futuro “co-presidente” puede irse haciendo ya el cuerpo a gobernar al alimón con el otro, dado que, con toda seguridad, tendremos dos por uno, sea cual sea el reparto y el pacto, un suerte de Jano bético con una cara mirando a un lado y el otro al contrario, lo que no deja de ser una garantía de precariedad, pida Griñán lo que pida con la boca pequeña. País paradójico, Andalucía tiene una primera fuerza parlamentaria fuera de juego y una segunda en manos de una tercera. Éramos pocos y parió la abuela.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.