IU se iba a comer el mundo si llegaba al poder pero, una vez que ha llegado por la insuficiencia del PSOE, ha optado por reconvertirse ella misma en la manta de la que decía que iba a tirar con todas sus consecuencias para descubrir las corrupciones. No se puede negar que el sabotaje de la comisión parlamentaria de los ERE y las prejubilaciones falsas tuvo, por parte de la coalición, su migaja de ingenio, pero en su negativa a que la Cámara investigue el “caso Invercaria” no hay ya más que un indisimulable propósito de sostener a toda costa al socio con tal de conservar sus mamelas. Los ingenuos que la votaron en busca de “transparencia” ya saben lo que han conseguido.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.