Protesta IU, con razón, porque la Junta de cuyo gobierno es socia, no haya sido capaz ni de cumplir su compromiso de dar de comer tres veces al día a los niños pobres andaluces. O sea, que lo que Cáritas o las Hermanas de la Cruz y treinta organizaciones más llevan adelante a diario como una mera rutina, la Junta no es capaz de llevarlo a término a cusa de los líos burocráticos y, por supuesto, porque el hambre no afecta a quienes la dirigen. Suena, no ya a “Novecento” sino a tragicomedia de enredo esto de ver a los comunistas porfiando con los socialdemócratas mientras la casa se queda sin barrer. El “Gobierno de izquierdas” no garantiza ni el desayuno de los hambrientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.