Al incombustible e imaginativo provocador de IU, Antonio Romero, se le han ocurrido muchos trucos y retrucos en su dilatada vida profesional como político, pero tal vez ninguno tan rebuscado y equilibrista como el que está interpretando ente el “caso Chaves”, un caso que a él le parece, eso sí, que “tiene mala pinta”, pero ante el que su formación se la coge con papel de fumar por la que pudiera venírsele encima. Es curioso, desde luego, tanto tacto y tanta mandanga mientras el PSOE acusa sin ambages a su coalición en Córdoba de compadreo con la “Operación Malaya” y no se recata en señalar con el dedo a la propia alcaldesa incluso deslizando, como quien no quiere la cosa, que ‘Sandokán’ le prestaría su avión privado para sus periplos. Y extraordinario ver a este pirotécnico experimentado desactivar la urgencia del “caso” con el socorrido expediente de unos informes jurídicos que son imprescindibles pero que en el “caso Chaves” los podría hacer un aprendiz con la ley de Incompatibilidades en la mano. IU pretende soplar y sober, el caldo y las tajadas. No sería raro que los hechos la dejen a la intemperie de la más dudosa evidencia. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.