Cayo Lara ha puesto de chupa de dómine al ex-presidente Chaves por haber consentido desahucios y, de paso, lo ha medido de mala manera con el difunto Chávez. Al presidente Griñán, ni reñirle, por supuesto, mientras dure esta merienda de blancos en la que ya se alaba sin complejos y se proponer como modelo el desastre bolivariano, mientras Valderas se envanece de practicar un “radicalismo solvente”. IU busca desangrar al PSOE por la izquierda en beneficio propio y, de momento, le va bien, incluso echándose al monte. Lo que no se podrá decir, desde luego, es que lo está haciendo a cencerros tapados sino en las misma barbas de Griñán.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.