IU ha aclarado que, en ningún caso, propiciaría una alianza de gobierno con el PP, como la que hizo en tiempos de Anguita y Rejón. IU apoyará al PSOE, como era de esperar, a pesar de lo que lleva dicho contra él, su política neoliberal, su identidad con la derecha fáctica y sus intolerables escándalos. Es lo suyo, después de todo, y entre otras cosas imagino el terror de Arenas a tener que gobernar del brazo de Valderas, aunque éste no debe ser inferior al de Griñán si se viera forzado a lo propio. El radicalismo de IU es hoy por hoy huero y oportunista. Para los andaluces, que quedara en sus manos la gobernabilidad de autonomía, junto a un PSOE corrompido y perdedor, constituiría una auténtica tragedia política.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.