Si en el PSOE resuenan otra vez tambores de guerra interna en torno a las ambiciones del consejero Saldaña en su pretensión de suceder a Barrero, en IU andan locos ante la posibilidad de que su portavoz, Diego Valderas, fracase por tercera vez en nuestra provincia en las próximas elecciones autonómicas. Valderas huye de su tierra, efecto, convencido por los dos revolcones anteriores (no es baladí ni mucho menos que fracase la candidatura de un coordinador regional y menos en su patria chica) de que mejor ha de irle en Sevilla, donde al menos un escaño parece seguro, y anda por ahí forcejeando dentro de su partido para evitar que lo “fuercen” a presentarse por Huelva. Ni Valderas pudo llegar a más, desde luego, ni Huelva a menos, pero esta actitud demuestra un despego por la política de nuestra provincia que los ciudadanos han de tener en cuenta, con toda probabilidad, a la hora de depositar sus votos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.