Resulta curioso escuchar al candidato de IU prometer, como si pudiera, lo que nunca pudo y es dudoso que, tal como va el valderismo, pueda alguna vez. Pide, exige, avisa IU sobre lo divino y lo humano, incluyendo su propósito de demoler la central de Endesa “dentro de la ley”, menos mal, en cuanto llegue al poder. Pero ¿a qué poder se refiere, de qué poder habla una fuerza minúscula a la que ha acabado de desacreditar su sumisión al PSOE durante la pasada legislatura, y que está ocultando su principal realidad, a saber, que votar a IU será el domingo lo mismo que votar al PSOE en función del pacto tácito, pero conocido de todos, que la coalición mantiene con el aquel en la capital y a nivel provincial? IU ha elegido ir de escudero fiel por la vida política a cambio de que el señor le pague las facturas, es decir, se ha convertido en una franquicia del PSOE para recoger el sufragio de los votantes que de ningún modo se resignan a votar su derechizado modelo. Votar Jiménez es votar Parralo, en una palabra. Eso, tan legítimo, por supuesto, debe saberse de antemano y tendría que ser la propia IU la que lo declarara para no estafar a muchos de sus votantes. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.