El entreguismo de IU ha tocado techo o fondo con el negocio del Estatuto nuevo. Las ironías de su diputado Romero sobre las limitaciones del PA, por ejemplo, por venir de una partidillo que está en cuadro y va en caída libre. más parecen morisqueta para agradar al amo que fruto de una reflexión seria. Las recientes del coordinador Valderas descalificando al PP, tres cuartos de lo mismo. El cambalache y tapujo mantenido en Huelva frente al escándalo de la mansión alquilada en El Rocío por la Diputación del PSOE, una prueba de vasallaje insuperable. Los amargos tragos engullidos en Córdoba, donde los “socios” sociatas no se tientan la ropa para tildarlos de mangantes, una demostración para nota. El silencio cómplice ante el saqueo sevillano de las facturas falsas municipales, una vergüenza. La ausencia de Anguita ha resultado insuperable, eso es todo. Hoy IU no es más que una empresilla que garantiza el buen pasar a unos cuantos a cambio de aportar al PSOE la coartada imaginaria del izquierdismo posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.