Buen año de la UNIA, interesante programa el concertado por su director Juan Manuel Suárez Japón, con muchos intervinientes de prestigio y una relativa apertura política. Temas variados en extremo y elegidos con tacto demuestran que una universidad estival no tiene por qué ser un perdedero de tiempo ni un escaparate para las propagandas de partido. Y en ello hay que atribuirle un mérito incuestionable a Japón, que seguro que será el primero en reconocer que falta mucha tela que cortar en esa tarea pero que, seguro también, mantendrá alto el nivel de exigencia. La Rábida ha de volver a ser un referente como, a pesar de los pesares, lo fue en tiempos, y parece que vamos por buen camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.