Dos militantes del PP han sido interrogadas en comisaría por haber repartido El Mundo en Carboneras, el pueblo almeriense cuyo alcalde fue inhabilitado por delito electoral y recibió del Gobierno de ZP, sin solicitarlo siquiera, el indulto-express más rápido de la historia. Ellas dicen que lo reparten en evitación de que, como suele ocurrir, los partidarios del alcalde y su partido agoten los ejemplares que llegan a los kioskos con informaciones críticas, algo nada novedoso, desde luego, desde que los Domecq mandaran comprar íntegra, según la leyenda literaria, “La Bodega” de Blasco Ibáñez. Hay otros pueblos donde ocurre lo mismo que el PP denuncia en Carboneras, y en alguno de ellos se sabe que los ejemplares acaparados, ni que decir tiene que con dinero público, fueron a parar a los contenedores. Pero si alguien cree que eliminando El Mundo se impide la información no hace más que demostrar la independencia no poco heroica de un ‘medio’ que debe competir con la inmensa mayoría adicta al régimen. 

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.